Tiempos dificiles

La situación económica que estamos padeciendo parace ser que no invita al optimismo. La propia estructura d ela ecomomía española nos ha creado cierta dependencia de algunos sectores como la construcción. En el momento que la actividad de dicho sector ha decaido ha llevado acompañado un crisis global que en mayor o menor medida nos afecta a todo.

Esto es una cadena si no se construye, no se fabrica materiales para la construcción y disminuye el empleo, si disminuye el empleo se frena el consumo y por tanto la actividad de todos los sectores.

Desde instancias europeas se llevaba años avisando la escesiva dependencia del   «ladrillo», no solo en España sino que también en otros países de nuestro entorno. No cabe duda que una sociedad más industrializada y no dependiente de los servicios y de la construcción, afronta con mayores garantías cualquier crisis económica.

La clave está en ser competitivos a nivel mundial y competir en otros mercados, funcionando como locomotora para la economía nacional.

De todos modos, siempre hemos oido hablar de crisis y al final parece que la cosa tampoco es tan negativa. Hoy en día nuestra economía está mejor preparada para aforntar los vaivenes económicos y sin duda será algo pasajero.

No obstante parece que nos movemos con impulsos y a veces sin razonar escesivamente. Estamos pendientes del resultado político de las elecciones de Marzo y gane quién gane, adoptaremos otra actitud, sin reservarnos ni ser tan conservadores a la hora de gastar y de hacer inversiones.

Es más que probable que el Banco Central Europeo, rebaje los tipos de interés este año, con lo que se dará un leve impulso a la construcción y a la economía.

Volveremos comprar pisos, quizás no con tanta alegría, seguiremos haciendo reformas en nuestras casas y disfrutaremos de las merecidas vacaciones.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.