Sujetar el lavavajillas.

El lavavajillas es un invento moderno que todavía no está presente en muchas cocinas de las viviendas. Hay quienes piensan que no tiene sentido tener un lavavajillas en casa, sin embargo es justo decir que quien no lo tiene, no sabe lo que es.

Después de cada comida, cena, etc, la posibilidad que te ofrece el lavavajillas de recoger todos los utensilios y meterlos dentro del mismo, es un servicio muy práctico. En un momento dado, la cocina está recojida.

Lavavajillas, lavaplatos.

Cuando el lavavajillas está lleno, no a medio completar, el periodo del lavado puede durar entre una hora y hora y media. Pero la ventaja es que los utensilios pueden permanecer en el interior hasta que escurran completamente y no ocupar espacio en el exterior, recojiendo los mismos pasado un rato.

Cuando se instala el lavavajillas debemos disponer de una toma de agua, una toma de desague y una toma de electricidad, teniendo en cuenta que no estén situadas detrás del mismo, porque el lavavajillas se coloca a tope contra la pared y cualquiera de las tomas haría que se sobresaliera  de la linea de los demás electrodomésticos.

Importante sujetar el lavavajillas en los laterales contra el mueble donde va ubicado (foto), si no nos podemos encotrar con la sorpresa de que al sacar las bandejas interiores, correderas, se venza el peso y terminen todos los platos, vasos, etc, en el suelo. El lavavajillas no tiene mucho peso a diferencia de la lavadora y un contrapeso de las bandejas portautensilios, haría volcar las mismas.

El lavavajillas debe estar nivelado y ajustado al hueco.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.