Suelo radiante

El precio de una insatalacion de suelo radiante es claramente superior al de una calefacción convencional. A pesar de ello, considero que estas instalaciones pueden ser una respouesta interesante tanto en una obra nueva como en reformas.

Pese a una instalación más costosa, hay que tener en cuenta que el suelo radiante proporciona una climatización más agradable con mayor eficiencia energética, además de que estas instalaciones mejoran las propiedades aislantes (térmicas y acústicas) de los suelos.

Proporcionan un calor más constante y a baja temperatura. Al no requerir grandes picos de potencia (como el caso de las calefacción eléctrica) un suelo radiante eléctrico es perfectamente compatible con un sistema  de generación de energía fotovoltaica (o eólica) anejo a la construcción.

El calor es más constante y uniforme que un sistema de radiadores eléctricos  y que una calefacción exterior, sistemas con fuentes de calor muy  focalizadas. Eso lo hace también más agradable y saludable.

Permite también crear una instalación sectorizada, con termostato independiente en cada sala, optimizando el gasto.

Otro factor a tener en cuenta relacionado con la salud, es que lal ser un calor sin fuentes focalizadas evita movimientos de aire que generan más ácaros y apartículas en el ambiente y no modifica las condiciones de humedad.

También se gana estéticamente ya que es una instalación completamente integrada en la construcción, eliminando los radiadores y aunque hay suelos con mejores propiedades conductoras y aislantes que otros para la instalación, se puede aplicar con cualquier tipo de suelo (terrazo, madera, moqueta…)

CALEFACCIÓN O ELÉCTRICO

Posiblemente, en el caso de una obra nueva sea más interesante un suelo radiante de calefacción, con distribución de agua caliente, porque, entre otras cosas, permite la distribución de agua fría para refrigerar el ambiente en verano. Claro que hay que tener en cuenta cuestiones como el precio o la fuente de energía, u otras.

Ahora bien, nos encontramos en ocasiones en las que poner un sistema de calefacciópor suelo resulta muy costoso, o simplemente imposible. Imagino por ejemplo un piso o una casa vuejos, climátizado por radiadores eléctricos.

En este caso, la instalación de un suelo radiante eléctrico, se podría realizar de manera similar a lo que es poner un suelo de tarima flotante encima de un suelo viejo, sólo que el grosor que necesitamos es de más o menos seis centímetros.

Se puede consultar en

http://www.sueloradiante.com/

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.