Sin seguridad.

Vaya ! qué te parece lo de este operario ¡,  andando por el borde del alero, sin ningún tipo de seguridad.

Hemos cubierto el rostro para proteger su intimidad, porque desde luego mejor no saberlo.

Da la sensación que el esceso de confianza le hace transitar por el tejado, bordeando el peligro.

Trabajando en el tejado.

Se salta a la torera la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, no tomando las medidas oportunas para su seguridad.

Lo normal en estos casos es tener un arnes y una cuerda que te sujete a un extremo del tejado, para evitar caidas por posibles tropiezos, despistes o desvanecimientos.

En fin, hay veces que se toman míl y un precauciones, y pasan los accidentes, y en otros casos, como se hacía antiguamente, no se toma ninguna medida de seguridad y no pasa nada.

Cada día la ley es más exigente y restrictiva, con la seguridad, a la hora de trabajar en el sector de las reformasla construcción, cosa de lo que me alegro.

Todo lo que se pueda exigir, bienvenido sea. Estamos protegiendo la vida de las personas en algo tan noble como es ganarse la vida trabajando.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.