Reutilizar los radiadores de calefacción.

No sé si será por la crisis o porque a los usuarios cada vez les gusta más lo antiguo, lo tradicional, pero se aprecia una tendencia a la instalación de radiadores de hierro fundido o de chapa.

En algunas viviendas antiguas, los propietarios están enamorados de los radiadores de hierro fundido y cuando realizan una reforma de cambiar las instalaciones de calefacción, optan por volver a colocar los mismos radiadores.

Radiadores de hierro fundido.

Nunca he sido partidario de colocar los radiadores antiguos por varias razones y voy a enumerar algunas de ellas.

– Para el profesional supone un trabajo extra y complicado manipular radiadores de tanto peso que a la hora de su colocación requiere de sujecciones especiales y que en ocasiones es necesario picar las paredes para empotrarlas.

– Los radiadores de hierro fundido con el tiempo generan una costra interior que se puede desprender y dañar a la caldera de calefacción, con el consiguiente deterioro y avería.

– Se origina una agua pastosa, de color negro que también puede dañar los mecanismos de caldera y llaves de paso, y en caso de una fuga de agua exterior, deja una marca en la madera y suelos de baldosas, que es dificil de limpiar.

– El desmontaje y montaje de los radiadores viejos, puede provocar que las juntas interiores, sobre todo si los radiadores son largos, que se resequen y se originen fugas interiores dificiles de solucionar.

– Una vez instalados y si con el tiempo se quiere pintar las paredes que están detrás de los mismos, la manipulación de estos radiadores es un problema por el inconveniente de dañar la madera al moverlos, las sujecciones o las propias paredes recién pintadas.

No obstante, para muchos todos estos argumentos no les harán desistir de sus preferencias, así que cada uno tome sus propias decisiones sabiendo los problemas que pueden surgir.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.