Reformas con seguridad.

Los ayuntamientos y organismos oficiales cada vez son más exigentes en el campo de la seguridad, en las obras y reformas. La ley de Prevención de Riesgos Laborales, obliga a cumplir una serie de requisitos, con el fin de evitar accidentes, que en ocasiones pueden llegar a ser mortales. No se puede concebir que un operario pierda la vida cuando está intentado ganársela con su trabajo.

Nos estamos acostumbrado a ver fachadas con redes de protección, torres ascensor con perímetro de protección y plataformas a modo de pasillo para proteger a los transeuntes (foto).

Reformas de la fachada.

Estas plataformas, de chapa o madera (foto ), cubren la acera para que los viandantes pasen por debajo de ella y no se vean afectados por la caida de cascotes, piedras u otros objetos, procedentes de la reforma. Los pilares sobre los que se apoya la estructura, son de hierro y para evitar golpes fortuitos o cortes, se forran con tubos de plástico, de color rojo, favoreciendo su visibilidad.

Otro sistema habitual y obligatorio, son las redes de protección en fachadas. Estas redes evitan la caida de objetos y además protegen a los obreros ante una posible caida de altura.

Los obreros tienen la obligación de llevar puesto los cascos de protección y ropa que cubra todo su cuerpo, especial según las inclemencias del tiempo. En algunos trabajos, tienen la obligatoriedad de ponerse botas con puntera reforzada, protegida contra caida de objetos.

Asimismo, tenemos como en la construcción de obra nueva, las plantas de cada edificio, deben disponer de vallas de protección, todo el perimetro donde no existan paredes al exterior.

Podríamos enumerar cientos de normas de obligado cumplimiento, para la protección de los obreros, dependiendo de cada trabajo.

Hoy solo hemos querido poner el énfasis en algo tan habitual y ya normal en cualquier obra exterior, como son los pasillos de protección de los ciudadanos, en la calle.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.