Reflexiones económicas

Europa apunta síntomas de recuperación de la economía, menos España.

Las economías de la zona euro comenzarán a crecer nuevamente a partir del segundo semestre de 2009, menos España.

El Gobierno insiste en que el país también empezará a crecer este año; aún siendo así, parece seguro que de cualquier manera vamos al menos un paso atrás que los países de nuestro entorno.

Es evidente también que a una crisis financiera internacional en España se ha sumado una crisis inmobiliaria, el estallido de una burbuja que va a lastrar también el crecimiento de la industria. La edificación sin mesura y la venta a precios desproporcionados de los últimos años, no sólo ha agravado la crisis, sino que dificulta la ecuperación.

De hecho, el sector de la construcción en España no empezará a arrojar resultados positivos hasta, como mínimo, el año 2013, según el anuario inmobiliario de la consultora R.R. de Acuña & Asociados. Este informe apunta que España tiene un stock de 1,7 millones de pisos y frente a una demanda de compra (para 2009) inferior a los 290.000.

Los precios, que han menguado la verticalidad de su caida este trimestre respecto al anterior, no dejarán de descender hasta el año 2011. Para entonces se prevé un ajuste acumulado superior al 22%.

Que la venta no se ha reactivado todavía se patenta en un indicador muy claro: el alquiler sigue subiendo. El número de posibles compradores disminuye, y los potenciales compradores encuentran más dificultades en encontrar financiacion. Esto es, aumenta la demanda de piso en alquiler y el  mecado se aprovecha de ello.

En cuanto al empleo, los peores índices de desempleo en el sector se prevén para 2010, cuando finalicen muchas de las promociones que se mantienen hoy, con cifras superiores al 25 por ciento. Parece que la construcción residencial va a recibir el golpe más duro. La obra civil contará con respaldo gubernamental al menos en el año 2010.

La pyme encontrará su nichode mercado en las reformas, para las que también se prevén caidas de demanda, pero no comparables con las de vivienda nueva.

Por  lo menos faltan cuatro años para que la construcción ayude en el creciomiento del país. Es buena hora para criticar la dependencia de la economia en este sector y marcar los nuevos retos estado para una ‘economía sostenible’: reducir la dependencia energética, incrementar la productividad industrial, preparar profesionales más expertos, incrementar patentes y desarrollos innovadores, etc.

Pero cambiar los cimientos de una economía es algo que no se hace en un Consejo de Ministros sino un trabajo arduo, que en algunos aspectos ya ha comenzado, por ejemplo, es notoria la presencia española en el ámbito de las energías renovables, tanto en investigación como en industrialización. Con eso no quiero decir ni que todos los caminos dados en política energética hayan sido los correctos ni que no quede mucho trecho por recorrer.Ahora e, a lo mejor el momento de tomar una dirección más decidida e nla apuesta por la innovación.

Por otra parte, junto al leve optimismo internacional que se empieza a ver estos día, surgen también las dudas sobre si realmente se ha aprendido algo de esta crisis, si el sistema financiero ha aprendido algo con la caida de Lehman Brothers o la nacionalización de la banca en muchos países (incluido, por supuesto, Estados Unidos). Si en España, por ejemplo, se ha aprendido algo sobre la necesidad de diversificación productiva o del aumento de la cualificación y del valor añadido (o seguimos siendo un país de turismo y apartamentos a pie de playa); si se ha aprendido algo sobre la necesidad de la transparencia y responsabilidad de los grupos de inversión y sobre cómo evitar indemnizaciones colosales a consultores suicidas o movimientos de capital sospechosos en paraisos fiscales.

Porque si no, al ritmo que va España, antes desalir de ésta ya habremos entrado en otra crisis.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.