Puerta desnivelada.

En obra nueva, las exigencias en la calidad de los trabajos realizados, es mucho menor que en la reforma.

En la obra nueva no está el cliente encima para comprobar como queda el trabajo terminado. Se trabaja más deprisa para cumplir plazos establecidos y los margenes comerciales son más reducidos por la alta competencia existente.

Puerta desnivelada.

En algunas obras he visto como los carpinteros colocan puertas que ya vienen montadas sobre premarcos desde fábrica y solo tienen que sujetarlas en la pared y revestirlas con las jambas.

El caso de la foto es una puerta mal colocada y desnivelada. Para eso están los niveles para nivelar la puerta y para que cuando esté en posición abierta no se mueva, es decir no se cierre o se abra completamente.

El propietario de la vivienda ha buscado una solución consistente en poner un tope para la puerta con un imán que se une a otro colocado en la base de la puerta, de esta manera, la puerta no se cierra nada más abrirla.

La solución correcta sería picar la pared, nivelar el premarco y colocar la puerta nivelada, pero no estaba por la labor y al tratarse de una puerta que debe estar siempre en posición abierta, no se ha complicado la vida y se ha resignado a mantenerla de esa forma.

Si se quiere cerrar la puerta, no hay que hacer mucha fuerza para separar los imanes de su posición.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.