Paredes rajadas.

¿Porqué se rajan las paredes?, la explicación más clara es la siguiente. La base donde se apoya el tabique o muro, se desplaza, pierde consistencia o no es una base firme. Como consecuencia, la pared se desequilibra hacia un lado y se raja.

Lo habitual es que esa pared no vuelva a su posición natural y sea necesario derribarla para levantarla de nuevo.

Paredes agrietadas.

De nada sirve rellenar las grietas con mortero o productos especiales. El mal está en el origen y no en la consecuencia.

Es habitual en casas de madera que tienen vigas y suelos de madera, ver como se hunden los suelos porque las vigas pierden su estado natural, cediendo y obligando a los tabiques a rajarse y en consecuencia a terminar callendo.

Si el tabique es una simple pared de separación entre estancias, se derriba, se prepara una buena base y se vuelve a levantar.

El problema viene cuando la pared es un muro de carga o de sujección de la casa, entonces el problema es serio. Al resultar problemático derribarlo, se apuntala en su base para conseguir que no se raje todavía más y pueda aguantar.

También hay paredes que de nuevas se rajan, no por una mala base, si no por una mala ejecucción, aunque no es habitual.

Se han dado casos de casas adyacentes a obras colindantes,que  tengan grietas o rajas, a consecuencia de las voladuras o movimientos de tierras que alteran el terreno. También es habitual en obras de ejecución del metro, puentes, etc.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.