Obstrucción en el desague.

Quien no le ha pasado alguna vez que se ha encontrado con el desague del lavabo, fregadero, bide, ducha, etc, obstruido.

Parece que es algo normal pero conviene saber porque sucede para evitarlo.

La principal causa de la obstrucción del desague, es la mala utilización del mismo, es decir, echar por el mismo elementos sólidos que con el tiempo pueden llevar a taponarlo e impedir el paso normal del agua. Elementos sólidos me refiero a pequeños restos de comida, carne, pescado, restos de cocidos, lechuga, etc. Conviene saber que el desague cumple su función siempre que sepamos tratarlo y pensar que todo cabe por el mismo.

Otra de las acusas atribuibles a la obstrucción de los desagues, son el empleo de jabones tipo en polvo, muy abrasivos, que con el tiempo, sobre todo en desagues de PVC, llegan a  adherirse a las paredes de los mismos e ir poco a poco cerrando el paso del agua.

Es importante poner una pequeña rejilla que no permita el paso de sólidos y emplear agua abundante en el aclarado del jabón en el momento de fregar.

Otro motivo de las obstrucciones en los desagues viene definido por su diseño más que por su utilización. Algunos profesionales no aplican la suficiente inclinación a los desagues para que corra mejor el desague o hacen empalmes de encuentro entre los elementos del mismo, con accesorios en 90º, poniendo de este modo impedimentos a un mejor funcionamiento. Lo más correcto y lógico, son desagues con inclinaciones mínimas de 20 a 70º, favoreciendo la caída del agua por la altura y la gravedad.

Si tenemos que desostruir el desague, mi consejo particular es no utilizar productos ” mágicos “, en formatos de polvos o líquidos, que lo a la larga consiguen es obstruir más el desague. Tampoco el antiguo remedio casero de los posos de café ni cosas raras. La mejor opción, la labor del profesional o el desatascador de goma, en forma de campana, de toda la vida.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.