Archive for the ‘silex’ Category

Colocar una mampara en la ducha.

Sábado, enero 28th, 2012

Uno de los problemas que nos podemos encontrar y de hecho sucede a menudo, es la falta de entendimiento entre profesional y particular.

La mala costumbre de no dejar las cosas por escrito y confirmadas por ambas partes, trae más de un quebradero de cabeza a los profesionales. Algo tan sencillo como detallar que trabajos se van a realizar o que materiales se quieren colocar, no se hace habitualmente.

Colocar mampara de ducha

Un caso concreto y real. Un cliente decice quitar la bañera y poner una ducha, y como es lógico, quiere poner una mampara para que no se escape el agua, sobre todo al tratarse de un plato de ducha de silex, de solo 3 cmts de alto y extraplano.

El profesional dibuja como será la nueva ducha, con el dibujo de la mampara, con un lateral fijo en el costado, otro frente fijo y una hoja corredera. El profesional, le explica, sin escribirlo, que la mampara puede ser de crista acrílico, serigrafía ( rayas horizontales) en cristal templado y cristal templado liso. El cliente escoje cristal templado liso, sin rayas pero le comenta que le gustaría algún detalle que rompa la forma completamente lisa y tenga algún motivo decorativo, pero algo sencillo. El profesional no toma nota y cuando encarga la mampara al fabricante, escoje cristal con serigrafía sin percatarse que dicho modelo lleva 5 franjas horizontales, blancas.

A todo esto, la mampara es especialmente fabricada a la medida y no se trata de una mampara de medidas estandar.

Situación, llega el montador con la mampara al piso y el cliente no está. Monta la mampara y cuando está terminando aparece el cliente y se sorprende de la mampara que le han instalado.No le gusta la mampara porque tiene muchas rayas y manda al montador que la retire y que le traigan la que había pedido, con la raya horizontal. La diferencia está en una raya a muchas rayas.

Consecuencia, el cliente solo pagará cuando le traigan la mampara que quería. El profesional tiene que encargar otra mampara, con un sobre coste y además tendrá que pagar un segundo montaje del montador.

Resultado final, el cliente se sale con la suya y el profesional no es que no gane dinero si no que además lo pierde por tener más gastos que beneficio. Todo por no concretar por escrito y firmado, el material escojido.