Archive for the ‘reforma fachada’ Category

Rasear el suelo para el plato ducha.

Viernes, noviembre 30th, 2012

Siempre se habla de raseo de las paredes cuando queremos igualar o nivelar las mismas para posteriormente alicatar, lucir o pintar, pero el raseo también se aplica a las superficies de los suelos.

El suelo que es por donde pisamos también debe o debería estar a nivel para no tener la sensación de bajar una pendiente, para igualar el mismo con el encuentro de otros suelos o por estética.

Raseo del suelo.

¿ Cuando raseamos los suelos como se ve en la foto?. En este caso, se está raseando un suelo donde había una bañera que ha sido retirada y que ahora va a albergar un plato de ducha.

Contrariamente a lo que piensan algunos profesionales, soy partidario de que el suelo donde vamos a ubicar una ducha, tiene que estar completamente raseado y no me gusta dejar vacios os espacios sin cubrir.

¿Qué conseguimos con esto ?, el apoyo del plato será completamente sobre una superficie lisa, sin huecos y de este modo el plato asentará mejor.

Es difícil que un plato de silex se rompa, pero si tenemos un plato de cerámica o loza, que tiene vacios por debajo del mismo y se nos cae un objeto de mucho peso, es probable y lo visto en muchas ocasiones, que el mismo se raje  por estar hueco por debajo y tengamos que cambiarlo, con el consiguiente trastorno de picar paredes, quitar la mampara, etc.

Entonces si sabemos los riesgos, conviene hacer el trabajo completo de rasear toda la superficie.

El trabajo y el costo viene a ser lo mismo y dejaremos las cosas en condiciones.

Lo correcto es lo hace el operario en la foto.

Reforma piso incendiado.

Viernes, abril 20th, 2012

Los accidentes domésticos pueden ser de diversa índolo, pero sin duda uno de los más graves puede ser el incendio de nuestra vivienda. Las cuasas pueden ser muchas, desde un descuido al cocinar con una cocina de gas, una estufa con funcionamiento defectuoso, una chispa provocada por una instalación eléctrica vieja o sin protección, etc.

Afortunadamente y gracias a los servicios de extinción de incendios, los incendios se suelen sofocar antes de que se produzcan grandes males personales y materiales.

Reformar el piso.

Después del incendio toca reformar la vivienda incendiada y la labor es muy costosa por el poder de destrucción del fuego. Practicamente podemos afirmar que lo único que se salvan son los tabiques y fachada exterior. El resto, cocina, baños, suelos y los techos necesitan ser reformados para que puedan volver a su estado anterior.

Un ejemplo de los destrozos son las ventanas, en el caso de la foto la persiana era de plástico y se ha quedado como el chicle por efecto del calor. Si en este caso si la ventana hubiera sido también de PVC, habría sido imposible abrir la ventana y las personas que estaban dentro no podrían ventilar la vivienda y las consecuencias serían catastróficas.

Los muebles de cocina, suelos de madera, techos de escayola, yeso, sanitarios, armarios, puertas, etc, se queman o se quedan ennegrecidos y son insalvables. Necesitan una sustitución completa ya que no son recuperables.

Cuando los bomberos apagan el incendio, la vivienda se inunda de agua y resulta muy complicado quitar la humedad existente a posteriori, de ahí que sea necesario mucho tiempo y medios mecánicos de secado, para poder realizar la reforma sin que afecte a los materiales nuevos.

Si la vivienda está asegurada contra incendios, el seguro tendrá que cubrir la reparación o reforma, pero no suelen pagar todo el coste completo. No valoran todos los elementos internos a precio real y siempre indemnizan a la baja. Por lo tanto por muy asegurado y mucho que te pagen, en el incendio siempre se pierde.

Para evitar los incendios hay que tener una instalación eléctrica moderan, con seguridades y con sistemas de detección de incendios. Además en sistemas de calefacción y agua caliente, a gas, hay que realizar un mantenimiento e inspecciones periódicas, exigidas por ley.

La fachada de la comunidad.

Sábado, marzo 26th, 2011

Cuando uno pasea por la calle, no tiene más que mirar hacia arriba. Ver la multitud y variedad de fachadas, puede resultar un ejercicio de curiosidad  que no termina de saciarse.

Hay comunidades que cuidan con esmero el aspecto exterior de sus edificios y eso es de agradecer. Todavía recuerdo este verano que pase las vacaciones en Paris, con la familia. Viene encantado y admirado de lo bello y estético que pueden ser la fachada de las casas. Durante un paseo por el río Sena, contemplaba admirado lo bien cuidadas que estaban todas las fachadas, edificios antiguos perfectamente pintados con esmero, sin ningún elemento diferenciador que destacase de un modo extravagante.

Fachada de la comunidad.

Sin embargo, como en la foto, aquí nos podemos encontrar, como muchas bajantes de aguas pluviales que pasan por la fachada, tienen fugas de agua, desentonan en el conjunto de la fachada.

Tenemos salidas de gases de calderas que expulsan los humos através de ventanas inutilizadas, embocando al exterior de forma oblicua, sin ser conducidas hasta el tejado. Fachadas con restos de humo, enegreciendo las paredes.

También se aprecia como algunos vecinos sustituyen las ventanas y las colocan a su antojo, sin pensar en llevar una armonia con el resto de las ventanas del edificio. Combinando diferentes colores y materiales, madera, pvc y aluminio. Incluso diferentes tipos de cristales, lisos o rugosos alambrados. Ventanas con apertura lateral, corredera o de elevación. Elementos para todos los gustos y colores.

Acometidas de electricidad para el suministro a los vecinos, sin ningún orden ni proporcionalidad.

Instalaciones de gas, sin llevar unos paralelismos que no desentonen con el resto de tuberías.

Fachadas con paredes descascarilladas, sin pintar, dejando a la vista el ladrillo que viste la estructura de la casa.

Hay que aprovechar la multitud de ayudas que ofrecen los organismos públicos, para la rehabilitación integral de las fachadas.

Si no cuidamos el aspecto exterior, lo que viste nuestras viviendas, como queremos cuidar el interior, si no empezamos por lo básico y necesario.