Archive for the ‘reforma caldera’ Category

IVA reducido para las reformas y reparaciones de viviendas

Martes, febrero 5th, 2013

Las reformas en auge.

Comienza el nuevo año fiscal y no todas las subidas en el IVA han sido negativas. Las empresas de reformas  y obras en viviendas tienen novedades que les beneficiaran..

IVA para Reformas y reparaciones de viviendas

La Ley se modifica, en cuanto al limite de la vigencia de tipo reducido de IVA en obras de renovación y reparación realizadas en viviendas. Pues bien, sepa que la Ley ha vuelto a modificarse de forma muy favorable. De este modo, a partir de ahora y sin limite temporal, todas las obras de renovación y reparación de viviendas tributarán al 10% de IVA.

Además, se modificó el requisito para su aplicación: el coste de los materiales aportados respecto al precio de todo el servicio no podía superar el 33%, pasa a ser del 40%.

Recuerde, que para que el tipo reducido sea aplicable se debe de cumplir otros requisitos, que son:

1. La vivienda debe ser utilizada para el uso particular por la persona que contrate la obra.

2. Es aplicable el tipo reducido a las obras realizadas por las Comunidades de Propietarios.

3. La vivienda en la que se realizaran los trabajos deberá haber sido construida o rehabilitada con al menos dos años de antelación.

Como empresa de reformas, para acreditar que cumple estos requisitos, solicite a sus clientes una declaración en la que estos certifiquen que están utilizando la vivienda para uso particular y que la construcción o rehabilitación de está concluyó al menos dos años antes del inicio de los trabajos contratados.

IVA reducido 10% para las reformas y obras de viviendas.

 

Bombas modulantes, ahorro de consumo.

Jueves, noviembre 22nd, 2012

Los fabricantes en su afán de destacarse sobre la competencia y reducir el consumo de energía a la mínima expresión, idean y fabrican productos enfocados a tal fín.

Un ejemplo de ello son las bombas modulantes que ya incorporan algunas marcas, en sus calderas de ACS y calefacción.

Bomba electrónica.

¿Qué ventaja supone que nuestra caldera disponga de bomba modulante?. Las bombas modulantes, con una relación de funcionamiento de 1:10, pueden empezar a funcionar a una décima parte de su potencia, evitando malgastar energía innecesaria sobre todo al arrancar. Una vez está en marcha, la bomba modula según las necesidades de calefacción que solicite el usuario, con aumento progresivo de potencia.

Reducimos los ciclos de arranque y parada, y por lo tanto el consumo de electricidad y sobre todo de gas. Teniendo en cuenta que necesitamos ahorrar, esta es una buena elección, y más aún cuando el gas está incrementando su precio constantemente.

Estas bombas electrónicas, controlan el fluido que circula por la instalación a una velocidad que varia hasta conseguir la temperatura ideal y así conseguir un rendimiento pleno.

La bomba electrónica se adapta a la instalación en función de su utilización y no la instalación a la bomba.

Para comprender el funcionamiento pongamos el ejemplo de un coche de carreras que al arrancar en un semáforo, debido a su grán potencia, consume una cantidad elevada de gasolina simplemente para circular a 30 km/hora y en cambio un coche normal, arranca despacio y va acelerando poco a poco, y se adapta a la velocidad de la carretera.

La bomba que figura en la foto es una bomba de una caldera, estandar de funcionamiento 1:3 y no es una bomba electrónica.

La bomba estandar tiene tres velocidades, en cambio la electrónica podemos considerar que dispone de 10 velocidades diferentes y adaptables a la instalación.

Tubos y tubos

Jueves, febrero 17th, 2011

Viendo la foto parece que nos encontremos ante un embrollo laberíntico de tubos y más tubos, de cobre.

Sin embargo, sabemos que los tubos a la vista no son el colmo de la belleza, pero se puede apreciar cierta armonía y paralelos de los tubos, que le dan cierta elegancia. Entendiendo como elegancia lago que está bien hecho.

Tubos de cobre.

Algunos profesionales de la fontanería, gas o calefacción, se limitan a colocar las tuberías sin nada de gusto y luego el usuario, encima que tiene los tubos a la vista, le pega al ojo tanta irregularidad.

Hay que reconocer que el profesional se ha buscado la vida para cruzar todos los tubos sin estorbarse unos a otros, los tubos del agua fría, caliente, gas, ida de calefacción, retorno de la calefacción y acometida general de agua de presión.

Los tubos se cruzan pero no están en contacto. Podemos ver que los tubos de presión son de cobre de 15 m/m, suficiente para una cocina y baño que están juntos, y la calefacción en cobre de 18 m/m, para una instalación de 7 radiadores.

La terminación de los radiadores de calefacción es cobre de 15 m/m, sin embargo otros profesionales utilizarían cobre de 12 m/m, que aunque de menor sección también es válido pero con una mayor pérdida de carga que los tubos de más sección.

En esta instalación de calefacción, el cliente no quiso empotrar los tubos y se colocaron todos por encima de los rodapies, sujetos con abrazaderas. En este tipo de instalaciones, tiene la ventaja que los mismos tubos exteriores, hacen de radiadores, calentando el aire que está en contacto con ellos, aprovechando el calor que emanan.

No obstante cada instalación es diferente y puede variar la forma de instalar y secciones de las tuberías.

Detentor de la calefacción.

Miércoles, diciembre 15th, 2010

Para quien no conozca el funcionamiento y regulación de la calefacción, se preguntará porque los radiadores tienen una llave y un detentor, y porque no son las dos iguales.

Cada una cumple su función y son diferentes. La llave de la calefacción, corresponde a la entrada o también llamada IDA, al radiador. Esto significa que es la parte por donde entra el agua al radiador y la parte contraria es la salida o también llamada RETORNO.

Detentor del radiador.

El agua que se calienta en la caldera y que corresponde a los radiadores, se encuentra dentro de un circuito cerrado por donde está constantemente pasando el mismo agua. Ese agua entra a los radiadores, los calienta, cumplen su función de radiación y sale por el retorno volviendo a la caldera, y así constantemente mientras funcióne la caldera en modo calefacción.

La llave de entrada nos permite bloquear el paso del agua al radiador con lo que este dejará de calentar. Su posición natural es completamente abierta, pero sin embargo el detentor se encuentra en diferentes posiciones según a que radiador corresponda.

Así tenemos que los detentores de los radiadores estarán más cerrados, no completamente cerrados, cuanto más cerca se encuentren de la caldera y más abiertos cuanto más lejos estén de la misma. Lo que conseguimos es que los radiadores calienten por igual y el agua se retenga en los primeros radiadores para favorecer el paso a los radiadores más alejados, y de esta manera llegue el agua a todos los radiadores por igual.

Si tenemos abierto al máximo los detentores de los primeros radiadores, pude suceder que estos calienten pero los más alejados no reciban agua y por consiguiente estén fríos.

Importante cuando se haga la reforma de la calefacción, ajustar los detentores y abrir al máximo las llaves. La forma de regular el detentor es soltando la tuerca superior y girar el eje interior con un llave allen (foto) o destornillador, según los modelos. Una vez regulados los detentores, comprobando que todos los radiadores calientan a la vez y por igual, no es necesario volver a realizar el ajuste.

La clave de la calefacción, la regulación.

Purgar los radiadores de la calefacción.

Viernes, noviembre 26th, 2010

Se acerca el invierno y empezamos a pensar en poner a funcionar nuestro sistema de calefacción. Hay una serie de consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de poner en marcha la calefacción.

Purgar los radiadores.

Debemos asegurarnos que la presión del circuito de los radiadores, cuando la caldera está fría, se encuentra entre 1 y 1,5 bar. ¿ Cómo se comprueba ?, en el forntal de la caldera tenemos un manómetro, que es un círculo a modo de reloj, donde tenemos marcado la presión del agua que está dentro de los radiadores. Si la presión está por debajo de 1 bar, tenemos que llenar el circuito con la llave de llenado situada debajo de la caldera. En algunas calderas y sobre todo en los últimos modelos, el manómetro ha sido sustituido por un display digital, mucho más exacto y fácil de visualizar.

Si hemos llenado el circuito es probable que tengamos que purgar los radiadores. No hay que tener ningín temor a purgar los radiadores ya que simplemente se trata de sacar los aires del interior de los radiadores, para que estos no impidan que el radiador caliente.

¿Cómo sabemos si hay aires en los radiadores?, es muy sencillo, ponemos en marcha la calefacción y después de unos 10 o 15 minutos, cuando los radiadores estén calientes, podremos comprobar que una parte del radiador esta fría y otra caliente, esto significa que tenemos aires y hay que purgar. También se puede probar con los radiadores en frío, con el simple hecho de abrir el purgador. Si sale agua (foto), colocando un vaso debajo para recojer el agua, cerramos el purgador porque no tenemos aires y sino nos saldrá aire. Cuando el radiador esté purgado saldrá agua y ya podemos cerrar el purgador.

Después de purgar hay que volver a controlar la presión en el manómetro y dejar en la presión normal en frío. Importante cuando llenemos el circuito hacerlo siempre con la caldera fría para evitar contrastes de frío y calor que puedan perjudicar a los mecanismos de la caldera.

Las tomas de la caldera de la calefacción.

Viernes, noviembre 19th, 2010

Cualquiera que vea las tomas que necesita una caldera, pensará cuan difícil tiene que ser poner la caldera, que si el agua, el gas, la calefacción, la electricidad, la salida de gases…etc.

Poner la caldera de calefacción.

Bueno, no es para tanto, en la siguiente foto, podeís comprobar como se distribuyen las tomas o acometidas de la caldera. Para un calefacctor es lo más elemental y sencillo. Hay que tener en cuenta que la posición de las mismas pueden variar en función de cada fabricante.

Las acometidas:

El gas, habitualmente gas natural, tiene que ir a la vista, no se puede ocultar a no ser que vaya envainado, es decir dentro de otro tubo que lo proteja de un modo estanco. La instalación necesita una llave de aparato junto a la caldera para el bloqueo en caso de necesidad.

La ida de la calefacción, como su nombre indica, es la ida o salida del agua que se distribuye por el circuito cerrado de la calefacción. Los tubos son de mayor sección que los del agua fría o caliente.

El agua caliente, es el agua que va hacia el consumo de ducha, bañera, bide, fregadero, etc. Es el agua calentada una vez ha recorrido el interior de la caldera.

El agua fría, es el agua que llega de la red y sirve para el consumo que después se calentará para el servicio de baño, cocina y aseo. También se utiliza para llenar el circuito de la calefaccón, con su llave de bloqueo.

El retorno de la calefacción, es la vuelta del agua que sale de la ida de la calefacción y que retorna a la caldera una vez ha pasado por los radiadores y todo el circuito cerrado de la calefacción.

También hay otras acometidas o enlaces, necesarios, como la conexión eléctrica para hacer mover la bomba de la caldera y otros elementos. Por último tenemos la salida de gases que conduce al exterior los gases quemados durante la combustión del gas dentro de la caldera.

Las calderas de condensación

Martes, noviembre 20th, 2007

Ultimamente que está tan en boga el ahorro energético están adquiriendo importancia las calderas de condensación.
Las calderas de condensación tienen unos rendimientos superiores a las calderas estancas y a las atmosféricas, convencionales.

Son calderas tipo estancas ( expulsan los gases quemados mediante un motor incorporado en la salida de la misma ) que aprovechan los gases quemados de la combustión para recircularlos por la cámara de combustión y aprovechar ese calor latente que conllevan cuando son expulsados al exterior. Consiguen rendimientos entorno al 100 % de la energía empleada durante la combustión.

Esa recirculación de gases quemados conlleva que dichos gases esten formados en parte por agua que al recircular crea una condensación de un determinado ácido que es altamente corrosivo y que debe canalizarse a un desague de PVC. Estos condensados atacan a los materiales metálicos como el plomo, el cobre, el hierro, el cinz, etc, de ahí la importancia de los desagues de PVC.

Las calderas de condensación respetan el medio ambiente en un alto grado, son eficientes y consiguen ahorros importantes en cuanto a energía necesaria para su utilización.