Archive for the ‘radiadores’ Category

Reutilizar los radiadores de calefacción.

Sábado, mayo 12th, 2012

No sé si será por la crisis o porque a los usuarios cada vez les gusta más lo antiguo, lo tradicional, pero se aprecia una tendencia a la instalación de radiadores de hierro fundido o de chapa.

En algunas viviendas antiguas, los propietarios están enamorados de los radiadores de hierro fundido y cuando realizan una reforma de cambiar las instalaciones de calefacción, optan por volver a colocar los mismos radiadores.

Radiadores de hierro fundido.

Nunca he sido partidario de colocar los radiadores antiguos por varias razones y voy a enumerar algunas de ellas.

– Para el profesional supone un trabajo extra y complicado manipular radiadores de tanto peso que a la hora de su colocación requiere de sujecciones especiales y que en ocasiones es necesario picar las paredes para empotrarlas.

– Los radiadores de hierro fundido con el tiempo generan una costra interior que se puede desprender y dañar a la caldera de calefacción, con el consiguiente deterioro y avería.

– Se origina una agua pastosa, de color negro que también puede dañar los mecanismos de caldera y llaves de paso, y en caso de una fuga de agua exterior, deja una marca en la madera y suelos de baldosas, que es dificil de limpiar.

– El desmontaje y montaje de los radiadores viejos, puede provocar que las juntas interiores, sobre todo si los radiadores son largos, que se resequen y se originen fugas interiores dificiles de solucionar.

– Una vez instalados y si con el tiempo se quiere pintar las paredes que están detrás de los mismos, la manipulación de estos radiadores es un problema por el inconveniente de dañar la madera al moverlos, las sujecciones o las propias paredes recién pintadas.

No obstante, para muchos todos estos argumentos no les harán desistir de sus preferencias, así que cada uno tome sus propias decisiones sabiendo los problemas que pueden surgir.

Radiadores de hierro fundido o de aluminio.

Miércoles, marzo 7th, 2012

Según cada caso y cada circustancia, poner radiadores de hierro fundido o de aluminio, es una elección fácil.

¿Qué características tiene cada uno?.

El hierro fundido es un material muy pesado, que requiere unas sujecciones especiales, normalmente empotradas en las paredes, para poder soportar el peso del mismo.

Radiador de hierro fundido.

Se trata de un tipo de radiador que recuerda un poco a lo antiguo, a lo clásico. La principal desventaja que tiene es que tarda en calentar por tratarse de un material con mucho grosor, pero sin embargo aguanta mejor el calor una vez alcanzada la temperatura óptima. Particularmente pienso que siempre será mejor, que el radiador caliente antes para  mitigar el frío lo más rápido posible.

Tengamos en cuenta que antiguamente sólo había radiadores de hierro fundido y no había ninguna otra opción para elegir.

Hay usuarios que prefieren las líneas clásicas, donde predominan los remates redondos y robustos.

Hoy en día podemos encontrar que muchas casas viejas, mantienen los radiadores de hierro fundido, incluso algunos fabricantes, comercializan radiadores más ligeros con las mismas formas, pero con grosores menores a los antiguos.

Por regla general son los radiadores más caros del mercado.  Por nombrar un fabricante, tenemos a la empresa Roca que fabrica todo tipo de radiadores.

Radiador de aluminio inyectado.

El radiador de aluminio, inyectado para darle las formas apropiadas, es el rey de las instalaciones de calefacción.

Su bajo coste, fácil manipulación y rapidez en el calentamiento, lo convierten en un producto muy competitivo.

Por comparar con el hierro fundido, como desventaja cabría destacar que se enfrian antes, y no mantienen el calor como aquél.

La facilidad para instalar radiadores de diferentes tamaños, según las necesidades de cada local, le aportan otra ventaja a tener en cuenta. Se comforman por módulos verticales, unidos entre sí por manguitos de rosca izquierda derecha y permiten ampliar o disminuir su largura, según necesitemos.

Una pequeña desventaja respecto al hierro fundido, es la menor resistencia a los impactos, pudiendo doblarse o saltar el esmalte, con facilidad, sobre todo en las zonas salientes.

Existen infinidad de fabricantes, por mencionar algunos podemos indicar las siguientes marcas: Fondital, Rayco, Ferroli, Roca, etc.

¿Qué radiador instalar ?. Por economía y estética moderna, el radiador de aluminio, por nostalgia y diseño clásico, el hierro fundido.

Instalar un radiador de toallero.

Miércoles, febrero 16th, 2011

El radiador de toallero, para la calefacción, es un elemento relativamente novedoso y que nos debemos plantear cuando reformamos el baño o hacemos la calefacción.

Estéticamente encaja a la perfección en el cuarto de baño, con forma armoniosas, remates redondos o rectos. Además de ser decorativo, es útil para secar las toallas después de la ducha o para mantener secas las toallas de lavabo.

Como función principal, nos calienta el cuarto de baño. Hay quienes piensan que por tener forma de toallero no va a calentar la estancia, y sin embargo es el principal motivo de su colocación.

Radiador de toallero.

Cada radiador emite unas kilocalorías determinadas según su estructura, forma y tamaño. Tienen diferentes formas y colores. Habitualmente los radiadores cromados son más caros por necesitar un tratamiento especial para darle la terminación a diferencia de los radiadores con terminación en blanco.

Particularmente pienso, aunque son menos estéticos, los radiadores en blanco tienen mejor vejez por soportar mejor el paso del tiempo y a la vez son más sufridos por notarse menos cualquier golpe o rayón en su superficie.

En cuanto a precios podemos tener radiadores de toallero, blancos de 45 x 75 cmts, por 90 a 130 €, según las calidades, y sin embargo uno de la misma medida, en terminación cromada brillo, puede costar entre 280 a 350 €, también según marcas y calidades.

Hay que valorar que los radiadores de toallero ocupan mayor espacio en altura y anchura, pero tienen menos fondo, por lo que son perfectos para ser colocados detrás de las puertas de los baños, que son espacios perdidos pero útiles para el radiador.

Ajustar la cocina.

Sábado, febrero 12th, 2011

Cuando disponemos de poco espacio en las estancias, hay que estrujarse la cabeza y sacar el máximo rendimiento a los m2 que tenemos.

Un ejemplo son las cocinas modernas, que a diferencia de las antiguas, son cada vez más pequeñas, pero a la vez tienen que cumplir su función.

En la foto que presentamos, la cocina es estrecha, con una anchura  de unos 160 cmts, 60 cmts de ancho de la encimera, otros 60 cmts de espacio para moverse por la cocina y unos 40 cmts de encimera en la pared de enfrente. Sin embargo se consigue movilidad y abrir un hueco debajo de la encimera estrecha para meter los taburetes, y tener un pequeño espacio para uso diario de comidas. No dispone de mesa pero la encimera cumple la misma función y además escamoteamos los asientos.

Espacios en la cocina.

Aunque no se aprecia en la foto, a ambos lados de la anchura de la cocina, hay muebles y de esta forma el espacio para el radiador se habilita en el único espacio libre, debajo de la ventana. Para que el radiador no estorbe al abrir una puerta, se realiza un hueco en la cámara de la pared y se instala el radiador.

La idea de colocar el radiador debajo de ventana, dentro de la cámara, es buena, pero hay que tener en cuenta, cuando se calcule el radiador, que se pierde algo de potencia del mismo por estar dentro de un hueco.

La combinación de colores oscuros de los muebles sobre suelo marrón suave, encimera veige que es una derivación del marrón y los asientos blancos con perfilería gris. La combinación de los colores está muy lograda y es armoniosa.

En poco terreno se ha conseguido practicidad y comodidad.

Derribar los tabiques.

Viernes, febrero 4th, 2011

Cuando nos planteamos derribar un tabique que separa una estancia, para ampliar espacios o para desplazar el tabique a otra posición, debemos pensar las consecuencias de dicha reforma y como quedará el espacio libre.

Si tiramos un tabique, lo normal es que tengamos que modificar la instalación eléctrica que hay en el tabique, enchufes, interruptores, etc, esto nos obligará a desplazarlos o anularlos.

Derribar las paredes.

También puede suceder que tengamos un radiador de calefacción y los tubos queden a la vista, y de esta manera, tengamos que reformarlos para ocultarlos y poner el radiador en otra posición.

El tabique o tabiques que se derriban, si no se van a levantar nuevos, en la misma posición, dejarán un espacio libre en el suelo que es el espacio que tiene tarima o baldosa. De esta manera, tenemos que pensar como vamos a cubrir ese vacio, si con una madera, cemento u otra baldosa. Esteticamente no queda muy vistoso, pero alguna solución tenemos que darle para rellenar ese suelo.

En el techo (foto), la solución es más fácil, porque picando los resaltes y luciendo el mismo, con yeso, igualaremos el mismo. Simplemente tendremos que pintar, quizás ambas estancias para que no se noten diferencias de color.

Así que derribar un tabique, no significa solo tirar la pared y recoger los escombros, también supone reorganizar los espacios y el entorno de alrededor.

Todo esto siempre que los tabiques no sean muros de carga, como sucede en casas antiguas, donde algunas paredes, soportan el peso y estructura del bloque, en este caso nos podemos olvidar de tirar la pared. Las consecuencias pueden ser nefastas.

Antes de tirar una pared, contactar con un profesional albañíl y que nos aconseje la mejor solución, y si el trabajo es o no factible.

Preinstalación de calefacción.

Jueves, febrero 3rd, 2011

Estaría bien que cuando hagamos una reforma en nuestra vivienda, pensemos futuras acciones o elementos que queremos mejorar.

Algo a tener en cuenta y que muchos usuarios no se plantean cuando reforman una cocina o baño, es hacer la preinstalación de la calefacción, si no disponemos de ella.

Tubos de la preinstalación.

Si tenemos pensado a futuro, poner algún sistema de calefacción para nuestra vivienda, cuando se cambian los enchapados de los baños o la cocina, podemos empotrar los tubos de los radiadores que pasen por los mismos.

Dejaremos las tomas preparadas para que cuando nos decidamos a poner la calefacción, no tendremos que volver a picar las paredes y suelos, y simplemente será en el baño o cocina, colgar el radiador correspondiente. Nos ahorraremos dinero y cuando completemos la instalación de la calefacción, a posteriori, no costará más barato.

Después, dejaremos los tubos al exterior, para enlazar con los tubos que vengan de la caldera y así tendremos hecha, parte de la calefacción, sin que se vean los tubos exteriores.

Importante, meter agua en los tramos que se van a ocultar, para probar la estanqueidad de las uniones y evitar disgustos a posteriori, por que de momento no se llenará de agua para funcionar.

Si no queremos tener problemas de saber cual es la ida y cual es el retorno de la calefacción, podemos forrar los tubos de la ida con tubo coarrugado rojo y el retorno con tubo coarrugado azul.

Detentor de la calefacción.

Miércoles, diciembre 15th, 2010

Para quien no conozca el funcionamiento y regulación de la calefacción, se preguntará porque los radiadores tienen una llave y un detentor, y porque no son las dos iguales.

Cada una cumple su función y son diferentes. La llave de la calefacción, corresponde a la entrada o también llamada IDA, al radiador. Esto significa que es la parte por donde entra el agua al radiador y la parte contraria es la salida o también llamada RETORNO.

Detentor del radiador.

El agua que se calienta en la caldera y que corresponde a los radiadores, se encuentra dentro de un circuito cerrado por donde está constantemente pasando el mismo agua. Ese agua entra a los radiadores, los calienta, cumplen su función de radiación y sale por el retorno volviendo a la caldera, y así constantemente mientras funcióne la caldera en modo calefacción.

La llave de entrada nos permite bloquear el paso del agua al radiador con lo que este dejará de calentar. Su posición natural es completamente abierta, pero sin embargo el detentor se encuentra en diferentes posiciones según a que radiador corresponda.

Así tenemos que los detentores de los radiadores estarán más cerrados, no completamente cerrados, cuanto más cerca se encuentren de la caldera y más abiertos cuanto más lejos estén de la misma. Lo que conseguimos es que los radiadores calienten por igual y el agua se retenga en los primeros radiadores para favorecer el paso a los radiadores más alejados, y de esta manera llegue el agua a todos los radiadores por igual.

Si tenemos abierto al máximo los detentores de los primeros radiadores, pude suceder que estos calienten pero los más alejados no reciban agua y por consiguiente estén fríos.

Importante cuando se haga la reforma de la calefacción, ajustar los detentores y abrir al máximo las llaves. La forma de regular el detentor es soltando la tuerca superior y girar el eje interior con un llave allen (foto) o destornillador, según los modelos. Una vez regulados los detentores, comprobando que todos los radiadores calientan a la vez y por igual, no es necesario volver a realizar el ajuste.

La clave de la calefacción, la regulación.

Purgar los radiadores de la calefacción.

Viernes, noviembre 26th, 2010

Se acerca el invierno y empezamos a pensar en poner a funcionar nuestro sistema de calefacción. Hay una serie de consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de poner en marcha la calefacción.

Purgar los radiadores.

Debemos asegurarnos que la presión del circuito de los radiadores, cuando la caldera está fría, se encuentra entre 1 y 1,5 bar. ¿ Cómo se comprueba ?, en el forntal de la caldera tenemos un manómetro, que es un círculo a modo de reloj, donde tenemos marcado la presión del agua que está dentro de los radiadores. Si la presión está por debajo de 1 bar, tenemos que llenar el circuito con la llave de llenado situada debajo de la caldera. En algunas calderas y sobre todo en los últimos modelos, el manómetro ha sido sustituido por un display digital, mucho más exacto y fácil de visualizar.

Si hemos llenado el circuito es probable que tengamos que purgar los radiadores. No hay que tener ningín temor a purgar los radiadores ya que simplemente se trata de sacar los aires del interior de los radiadores, para que estos no impidan que el radiador caliente.

¿Cómo sabemos si hay aires en los radiadores?, es muy sencillo, ponemos en marcha la calefacción y después de unos 10 o 15 minutos, cuando los radiadores estén calientes, podremos comprobar que una parte del radiador esta fría y otra caliente, esto significa que tenemos aires y hay que purgar. También se puede probar con los radiadores en frío, con el simple hecho de abrir el purgador. Si sale agua (foto), colocando un vaso debajo para recojer el agua, cerramos el purgador porque no tenemos aires y sino nos saldrá aire. Cuando el radiador esté purgado saldrá agua y ya podemos cerrar el purgador.

Después de purgar hay que volver a controlar la presión en el manómetro y dejar en la presión normal en frío. Importante cuando llenemos el circuito hacerlo siempre con la caldera fría para evitar contrastes de frío y calor que puedan perjudicar a los mecanismos de la caldera.

Poner el radiador

Jueves, noviembre 25th, 2010

Cuando se planifica la obra, no le damos importancia el tema de donde colocar los radiadores de la calefacción. Si coincide que la obra es gestionada por un decorador, lo más seguro que le de más relevancia a cosas estéticas y funcionales que a la practicidad del servicio de radiador.

Radiador de la calefacción.

En ocasiones, el radiador es el arrinconado y tiene que ser instalado en pequeños espacios, como últimos reductos de la casa, siendo el grán olvidado. Se tiene a ocultarlo cunado en realidad son diseñados con una apariencia que no desntonan con los elementos de la casa.

Lo más lógico es instalar los radiadores debajo de las ventanas, por el hecho de que cuando el frío entra por la ventana, al psar por encima del mismo, esa masa de aire es calentada y así el usuario de la vivienda tiene la percepción de un aire cálido y no una mezcla de calor y frío.

Si no tenemos ventanas o estas no permiten instalar los radiadores debajo de las mismas, podemos optar por colocarlos en cualquier pared, cunato más cerca de la pared de la fachada exterior, mejor.

También es habitual, contrariamente a mi opinión, encontrar los radiadores detrás de las puertas como queriendo esconderlos. De esta forma lo único que se consigue es que la función del radiador no sea efectiva al 100×100.

Lo que si es necesario aclarar y de lo que algunas personas dudan, es que el radiador puede estar junto a cualquier objeto sin el riesgo de quemarlo. Se trata de un calor seco, por tano, las cortinas, sofas, telas, muebles, etc, no sufren ninguna consecuencia en su superficie por la radiación del radiador.

Si queremos ser prácticos, podemos aprovechar el radiador para que nos caliente las toallas de ducha y tenerlas siempre secas en la temporada de invierno (foto).

Más adelante hablaremos de los radiadores de toallero para los baños, como elemento de doble función y eminentemente útil.

Radiadores de calefacción.

Miércoles, octubre 6th, 2010

La ubicación de los radiadores de la calefacción tienen una especial importancia, tanto en cuanto afectará al confort de la vivienda.

En una vivienda, tenemos paredes, suelos, ventanas, etc, que dejan escapar el calor y del mismo modo el frío, o sea la ausencia de calor, entra en la vivienda por todos los paramentos.

El punto más débil, para el cálculo de la calefacción, es la ventana, por donde más facilmente penetra el frío exterior. Si colocamos un radiador en una pared opuesta a la ventana, cuando entra el aire frio choca con el aire caliente que radia el radiador, y se produce una mezcla de aires de diferentes temperaturas, que hasta que se mezclan y adquieren una temperatura constante, el usuario no tiene la sensación de confort.
Radiadores de aluminio.
Sin embargo, si instalamos el radiador debajo de la ventana, el aire que penetra del exterior, se calienta a su paso por encima del radiador y el usuario percibe com mayor rapidez, una sensación térmica más agradable.

De este modo, el local donde se coloca el radiador, mezcla de un modo más homogeneo, el aire interior que esta a una temperatura por encima de la temperatura exterior y el aire que entra calentado a temperatura confort, que es entre 20 y 22º C. El local sube rapidamente de temperatura  y se gasta menos energia.

Cambiar las llaves de paso.

Martes, septiembre 28th, 2010

Para cambiar las llaves de paso de un radiador de la calefacción, es necesario hacer el vaciado del circuito de radiadores.

Teniendo en cuenta, que si la instalación esta hecha con tubos de cobre, no puede quedar agua porque sino, sería imposible soldar. En este caso se quitan una llave y un detentor que están soldados, para poner llave y detentor, con biconos. Como las medidas no coinciden, cortamos los ramales de enlace, los prolongamos hasta la nueva posición de la llave y detentor, y soldamos los tubos y accesorios, nuevos, de cobre.

Posteriormente será necesario rellenar el circuito con agua y purgar todos los radiadores. Al tratarse de un circuito cerrado, ha entrado aire y si no se saca purgando, se nos formarán las bolsas de aire que impedirán el correcto funcionamiento de la calefacción.

Después se prueba el correcto funcionamiento de la calefacción y a cruzar los dedos para que la bomba de la caldera no se agarrote o se pare por tener aire. Lo normal es que la calefacción arranque aunque se dan casos que la caldera de problemas solo por el hecho de vaciar y volver a llenar con agua.

El enemigo número uno de la calefacción, el aire, y el enemigo del fontanero, el agua, porque no permite soldar cuando hay agua en las tuberías.