Archive for the ‘picar’ Category

Picar un azulejo, sin romper

Jueves, marzo 1st, 2012

Tenemos que quitar un azulejo esportillado, roto o simplemente porque no nos gusta. El problema puede ser que al intentar quitar ese azulejo, se pueden romper los de alrededor y lo que es un trabajo sencillo, se convierte en un quebradero de cabeza.

Si los azulejos están bien puestos, en linea con los que están juntos o muy unidos sin apenas separación, existe el riesgo de que se rompan los adyacentes.

Por otro lado, si la masa que está debajo del azulejo, es vieja, será más fácil picar el azulejo.

Cambiar el azulejo.

También podemos encontrarnos que el azulejo esté muy agarrado con el cemento cola y sea una labor de chinos intentar quitarlo. En cualquier caso hay una técnica, que requiere mucha paciencia y golpeo controlado, con la maceta, maza o martillo.

En el gráfico explicamos como hacerlo.

Empezamos picando por el centro (F), con un martillo y cincel fino, hasta hacer un agujero y romperlo. Este punto es el más debil y el que corre menos peligro de romper los azulejos de alrededor.

Después iremos picando poco a poco hacia los costados, nunca hacia las esquinas ( A, B, C Y D ), porque están rodeadas de varios azulejos. Una vez lleguemos a los costados, ya hemos debilitado el azulejo y podemos picar hacia las esquinas pero de costado, no en perpendicular, sacando pequeños trozos.

Hemos conseguido romper y quitar el azulejo, a sustituir, sin romper el resto de azulejos de la pared.

Labor cumplida. 

Quién pica las rozas.

Sábado, febrero 18th, 2012

En algunas zonas de España, existen costumbres en la ejecución de las reformas, que no hay en otros lugares.

En la zona norte, los fontaneros, electricistas, calefactores, etc, cuando hacen las instalaciones, tienen por costumbre hacer las rozas y picar las paredes, para empotrar los tubos en las paredes cuando es necesario.

Picado de las paredes.

El problema surge cuando un gremio de otras zonas, donde habitualmente no se encargan de hacer las rozas, tienen que trabajar en lugares donde si hacen ellos mismos las rozas. Llegan con la tiza, marcan las paredes y esperan que los albañiles les piquen las paredes para los pasos de los tubos.

No están acostumbrados a picar las rozas, ni los albañiles están acostumbrados a picar las rozas de los demás gremios.

Un caso concreto, un particular pide presupuestos para la instalación eléctrica de todo el piso. Dos profesionales presupuestan la obra, uno es más caro que el otro y claro el particular se decanta por el más económico.

La sorpresa llega cuando el profesional comienza a trabajar y se niega a picar las rozas y le dice que el albañíl tiene que picar las rozas. El albañíl se niega porque no ha presupuestado ese trabajo. Consecuencia, el particular tiene que buscar a alguien que se encarge de las rozas y le sale más caro que el presupuesto de electricidad que no había contratado.

El consejo es que tengamos en cuenta en pedir a los profesionales que presupuesten el trabajo completo, con picado de rozas y si las va a tapar con yeso o se encargará el albañíl.

Nos podemos llevar sorpresas desagradables con algunos profesionales que no especifican algunas partidas, presupuestando barato para coger la reforma y después ir sacando ” extras “, no indicados en el presupuesto inicial.

También es cierto que algunos profesionales, sin conocer como se trabaja en otros lugares, dan por hecho que ellos no tienen que picar las rozas.

Cambiar el suelo de la cocina.

Domingo, mayo 23rd, 2010

Cambiar el suelo de la cocina, es una reforma relativamente sencilla y que no supone un trastorno excesivo para nuestro que hacer diario. El problema puede venir cuando tenemos muebles de cocina que no queremos cambiar y no tenemos la intención de desmantelarlos  por la movida que supone.

Hay entra la habilidad del albañíl para picar el suelo sin mover los muebles. Lo que está claro que habrá que quitar la lavadora, lavavajillas y nevera, colocándolos en alguna dependencia de la casa hasta que se ponga el suelo nuevo.

Aprovechando que las patas que sujetan los muebles son regulables, se puede levantar las patas y colocar calces a los muebles mientras el albañíl pica el suelo por zonas. Una vez picado el suelo, se colocan las baldosas en las zonas que estén suspendidos los muebles, esperando que el suelo pueda soportar el peso del mueble y quitar los calces, y así sucesivamente por cada zona de los muebles.

Puede resultar complicado macear la baldosa para que se ajuste al suelo por el impedimento de los muebles, la solución está en poner el cemento-cola menos compacto, con más cantidad de agua, para que con pequeños movimientos se adapte al suelo.

Seguramente cada profesional tendrá sus trucos para realizar el trabajo y el resultado será el mismo, conseguir poner las baldosas sín quitar los muebles de la cocina.