Archive for the ‘monocapa’ Category

Rasear una pared de hormigón.

Miércoles, marzo 2nd, 2011

Rasear una pared de hormigón requiere un tratamiento diferente que una pared de ladrillo. Las paredes de ladrillo tienen la rugosidad propia que permite que el mortero se adhiera con facilidad a su superficie. De ahí el hecho que los ladrillos se fabriquen con esas características.

Las paredes o muros de hormigón son construidos para realizar la labor de contención, soporte o separación. En ocasiones es necesario rasear su superficie para protegerla y ofrecer otra apariencia diferente.

Pared de hormigón.

La pared de la foto, requiere se raseada por tratarse de un muro exterior, donde azota el agua y aire del mar, con el posible deterioro. El salitre puede conseguir hacer aflorar el varillaje del muro y pudrir el hierro. En este caso, se plante un raseo con monocapa.

Siendo un muro con pared lisa, sin rugosidades, necesita un elemento que permita el agarre perfecto del raseo para que no se caiga con el tiempo.

Con buen criterio, se coloca una malla sujeta previamente con arandelas de plástico y que fijan la misma al muro. De este modo el raseo con monocapa no corre el riesgo de caerse.

Anteriormente los albañiles habían colocado una malla metálica que se fue roñando con el salitre y soltando el raseo de mortero. De ahí que tuvieron que optar por la malla de plástico que no se roña y se sujeta perfectamente.

Rehabilitar la fachada.

Lunes, noviembre 29th, 2010

Una de las obras que un momento de la vida de un edifcio, es conveniente realizar, es la rehabilitación de la fachada. Sobre todo si hablamos de fachadas que no están construidas con ladrillos caravista o plaquetas.

Rehabilitar.

Las fachadas realizadas con mortero, monocapa o similar, con el paso de los años sufren un deterioro en su superficie, cambiando el aspecto por el ataque de la contaminación y los agentes atmosféricos.

Si hablamos de fachadas de más de 50 años, es probable que la superfice esté deteriorada hasta el punto de tener que picar la misma hasta llegar al ladrillo y volver rasear con mortero o monocapa.

Si la fachada no tiene muchos años, en ocasiones, solamente con aplicar un tratamiento de pintura puede ser suficiente para que la misma tenga el mismo aspecto que cuando fue construida.

Las fachadas requieren un mantenimiento por los múltiples elementos que alberga.

Las bajantes de agua pluviales tienen sus vejez y es habitual cada 20 o más años, cambiar las originales de cinz por las bajantes de PVC. Sin embargo existen normativas en algunas ciudades que para conservar el aspecto arquitectónico del edificio, solo se permiten sustituir las bajantes antiguas por otras de cinz o cobre, manteniendo el aspecto antiguo pero renovado.

Las ventanas, deben mantener un aspecto uniforme, siendo todas del mismo color y forma, aunque se sustituyan los cristales sencillos por cristales dobles con cámara de aire, tipo climalit.

Cuando se instalan tubos de servicio común, como los de agua de presión o del gas, la comunidad debe buscar el menor impacto posible en el diseño arquitectónico de la fachada, discurriendo los mismos por los extremos o semiocultos `por canales laterales (foto).

El resalte de molduras, salientes u otros elementos ornamentales, pintando los mismos de diferentes colores, resaltan la belleza y estética de las fachadas.

Hay que valorar las ayudas económicas que las instituciones otorgan a las comunidades de propietarios para poder rehabilitar las fachadas, como una buena ocasión para renovar nuestros edificios.