Archive for the ‘llave’ Category

Bloquear el agua.

Lunes, enero 7th, 2013

En el momento de hacer la reforma de la cocina o del cuarto de baño, los albañiles tienen que picar las paredes y suelos.

Instalaciones del agua.

Unos de los problemas que hay que tener previsto, es la localización y comprobación, de las llaves del agua fría, caliente y calefacción si las hubiere.

Es habitual que al picar, no se puedan ver las tuberías y se dañen al picar. Si tenemos controladas las llaves y cierran bien, no hay problema. El problema puede llegar cuando las llaves no hacen bien su función y sale agua a chorros, podemos causar daños importantes en la propia vivienda y en los pisos inferiores, con el consiguiente trastorno económico.

Lo que suele suceder es que ni el profesional se quiere hacer cargo, ni el propietario de la vivienda, ni el seguro de la vivienda por tratarse de una avería producida durante una reforma y no por deterioro natural.

También es importante conocer aproximadamente, si se trata de una pared divisoria, por donde pasan los tubos del vecino. Es muy fácil que tengamos una pared de poco grosor y los tubos del vecino sean visibles desde la vivienda a reformar.

En este caso no nos servirá de nada tener el control de nuestras llaves de bloqueo, será necesario poder bloquear la llave general de agua de toda la comunidad que en caso de emergencia no nos quedará más remedio que hacer uso de la misma.

En viviendas de muchos años, el paso del tiempo ha deteriorado en gran medida las tuberías de agua y es muy fácil que revienten durante el transcurso de la reforma. Así que hay que tener mucha precaución y previsión.

Reutilizar los radiadores de calefacción.

Sábado, mayo 12th, 2012

No sé si será por la crisis o porque a los usuarios cada vez les gusta más lo antiguo, lo tradicional, pero se aprecia una tendencia a la instalación de radiadores de hierro fundido o de chapa.

En algunas viviendas antiguas, los propietarios están enamorados de los radiadores de hierro fundido y cuando realizan una reforma de cambiar las instalaciones de calefacción, optan por volver a colocar los mismos radiadores.

Radiadores de hierro fundido.

Nunca he sido partidario de colocar los radiadores antiguos por varias razones y voy a enumerar algunas de ellas.

– Para el profesional supone un trabajo extra y complicado manipular radiadores de tanto peso que a la hora de su colocación requiere de sujecciones especiales y que en ocasiones es necesario picar las paredes para empotrarlas.

– Los radiadores de hierro fundido con el tiempo generan una costra interior que se puede desprender y dañar a la caldera de calefacción, con el consiguiente deterioro y avería.

– Se origina una agua pastosa, de color negro que también puede dañar los mecanismos de caldera y llaves de paso, y en caso de una fuga de agua exterior, deja una marca en la madera y suelos de baldosas, que es dificil de limpiar.

– El desmontaje y montaje de los radiadores viejos, puede provocar que las juntas interiores, sobre todo si los radiadores son largos, que se resequen y se originen fugas interiores dificiles de solucionar.

– Una vez instalados y si con el tiempo se quiere pintar las paredes que están detrás de los mismos, la manipulación de estos radiadores es un problema por el inconveniente de dañar la madera al moverlos, las sujecciones o las propias paredes recién pintadas.

No obstante, para muchos todos estos argumentos no les harán desistir de sus preferencias, así que cada uno tome sus propias decisiones sabiendo los problemas que pueden surgir.

Detentor de la calefacción.

Miércoles, diciembre 15th, 2010

Para quien no conozca el funcionamiento y regulación de la calefacción, se preguntará porque los radiadores tienen una llave y un detentor, y porque no son las dos iguales.

Cada una cumple su función y son diferentes. La llave de la calefacción, corresponde a la entrada o también llamada IDA, al radiador. Esto significa que es la parte por donde entra el agua al radiador y la parte contraria es la salida o también llamada RETORNO.

Detentor del radiador.

El agua que se calienta en la caldera y que corresponde a los radiadores, se encuentra dentro de un circuito cerrado por donde está constantemente pasando el mismo agua. Ese agua entra a los radiadores, los calienta, cumplen su función de radiación y sale por el retorno volviendo a la caldera, y así constantemente mientras funcióne la caldera en modo calefacción.

La llave de entrada nos permite bloquear el paso del agua al radiador con lo que este dejará de calentar. Su posición natural es completamente abierta, pero sin embargo el detentor se encuentra en diferentes posiciones según a que radiador corresponda.

Así tenemos que los detentores de los radiadores estarán más cerrados, no completamente cerrados, cuanto más cerca se encuentren de la caldera y más abiertos cuanto más lejos estén de la misma. Lo que conseguimos es que los radiadores calienten por igual y el agua se retenga en los primeros radiadores para favorecer el paso a los radiadores más alejados, y de esta manera llegue el agua a todos los radiadores por igual.

Si tenemos abierto al máximo los detentores de los primeros radiadores, pude suceder que estos calienten pero los más alejados no reciban agua y por consiguiente estén fríos.

Importante cuando se haga la reforma de la calefacción, ajustar los detentores y abrir al máximo las llaves. La forma de regular el detentor es soltando la tuerca superior y girar el eje interior con un llave allen (foto) o destornillador, según los modelos. Una vez regulados los detentores, comprobando que todos los radiadores calientan a la vez y por igual, no es necesario volver a realizar el ajuste.

La clave de la calefacción, la regulación.

Ahorrar en la calefacción.

Sábado, diciembre 11th, 2010

Estamos en época de frío y ponemos en marcha nuestros sistemas de calefacción. Claro, se trata de un gasto añadido a nuestra ya maltrecha economía, por eso está bien tener en cuenta una serie de consejos para reducir la factura final, del consumo de calefacción.

Varios detalles a tener en cuenta y que seguramente nos harán disfrutar de la calefacción a un precio más económico.

En el momento de elegir la temperatura ambiente, debemos considerar no sobrepasar los 21ºC en el termostato y lo más aconsejable son los 20ºC, ya que cada medio grado que subamos en el selector, supone un mayor consumo y coste.

Caldera de calefacción.

No poner en marcha la calefacción por las mañanas, porque nos levantamos y nos marchamos fuera de casa, por lo que no la aprovechamos y además solemos ventilar la casa. No ventilar la casa más de 10 minutos. Cuanto más tiempo estén las ventanas abiertas, más frío permanece en el interior y más nos costará volver a calentar la vivienda. Unos 10 minutos son suficientes para ventilar toda la casa con varias ventanas abiertas.

Bajar las persianas durante el tiempo que funcione la calefacción y por la noche, evitaremos mayores pérdidas de calor del interior de la casa.

Abriri todas las llaves de calefacción para que los radiadores trabajen por igual y mantengan un calor por igual en toda la vivienda. Si tenemos llaves termostáticas, bajar la temperatura a 18 o 19ºC en las habitaciones, porque no permanecemos en las mismas hasta la noche.

Durante la noche bajar el termostato de la calefacción a 16ºC, manteniendo una temperatura constante y al levantarnos bajarlo a 14ºC, porque estamos ventilando y no necesitamos calor.

Poner la calefacción en marcha solo al mediodía si estamos en casa y a partir de la hora en que volvemos de trabajar, no tener en funcionamiento cuando no estamos en casa. Hay que considerar que una vivienda normal tarda de 15 a 20 minutos en caldearse y este es el tiempo suficiente para que cuando la pongamos en marcha, de mientras nos de tiempo para cambiarnos de ropa y asearnos, cuando llegamos a casa.

Si la calefacción lleva más de una o dos horas funcionando, bajar el termostato al menos un grado para permanecer con el ambiente de calor que hay en la vivienda o apagarla una hora antes de irnos a la cama. No es necesario que la calefacción funcione hasta el momento en que nos acostemos porque en este caso es un gasto no necesario.

Por último, si disponemos de una caldera vieja y estamos pensando en cambiarla, lo mejor es poner una caldera de condensación, porque se obtienen rendimientos y ahorros, superiores a cualquier otro tipo de caldera.

La instalación de gas natural.

Jueves, octubre 21st, 2010

Gas natural

Las instalaciones de gas natural, tienen unas características y elementos que tienen que cumplir en función del servicio que prestan al usuario. En el caso de la foto, tenemos una instalación individual de gas natural.

Aunque no aparecen todos los elementos que la componen, como puede ser la caldera, calentador o cocina de gas, dependiendo de la elección del usuario, tenemos unos accesorios que son primordiales.

En primer lugar, la llave de abonado, es la que bloquea la instalación de gas, de cada vivienda individual, y tiene que ser facilmente accesible. Después de la llave y antes del regulador de presión, se ubica la toma de presión, cuya función es la de poder comprobar con aire a presión, la estanqueidad de la instalación.

Luego se coloca el regulador de presión y seguridad, que como su nombre indica, regula la presión que entra en la instalación para reducirla a una presión menor establecida, desde MPA (media presión) 1500 mbar a BP (baja presión) 220 mbar. También bloquea la instalación, como seguridad, por cambio brusco de presión.

El resto de la instalación sería la llave de aparato, caldera, cocina…etc y el aparato propiamente dicho.

En el caso de la foto, la instalación esta envainada, es decir un tubo de gas natural que tiene que atravesar un muro o techo, y que no se puede controlar o vigilar, para asegurar la no existencia de fugas, se mete dentro de otro de mayor sección. Colocando toma de aire para comprobar la estanqueidad de la vaina y la toma de aire de después del regulador para comprobar el tubo interior que transporta el gas natural.

Este tipo de instalaciones envainada no es habitual pero requiere más trabajo para la seguridad de los tramos ocultos.

Cambiar las llaves de paso.

Martes, septiembre 28th, 2010

Para cambiar las llaves de paso de un radiador de la calefacción, es necesario hacer el vaciado del circuito de radiadores.

Teniendo en cuenta, que si la instalación esta hecha con tubos de cobre, no puede quedar agua porque sino, sería imposible soldar. En este caso se quitan una llave y un detentor que están soldados, para poner llave y detentor, con biconos. Como las medidas no coinciden, cortamos los ramales de enlace, los prolongamos hasta la nueva posición de la llave y detentor, y soldamos los tubos y accesorios, nuevos, de cobre.

Posteriormente será necesario rellenar el circuito con agua y purgar todos los radiadores. Al tratarse de un circuito cerrado, ha entrado aire y si no se saca purgando, se nos formarán las bolsas de aire que impedirán el correcto funcionamiento de la calefacción.

Después se prueba el correcto funcionamiento de la calefacción y a cruzar los dedos para que la bomba de la caldera no se agarrote o se pare por tener aire. Lo normal es que la calefacción arranque aunque se dan casos que la caldera de problemas solo por el hecho de vaciar y volver a llenar con agua.

El enemigo número uno de la calefacción, el aire, y el enemigo del fontanero, el agua, porque no permite soldar cuando hay agua en las tuberías.