Archive for the ‘gases’ Category

Enseñar la campana extractora.

Lunes, marzo 7th, 2011

Como han cambiado los tiempos, la campana extractora no era precisamente lo más elegante de la cocina y se ocultaba entre armarios, escamoteándola todo lo posible.

Se buscaba que cumpliera su función pero no mostrarla. Puede que fuera un elemento olvidado sin pensar que lo funcional también puede ser elegante.

Campana extractora de humos.

En cambio, ahora la destacamos sobre los demás elementos de la cocina, insertándola entre muebles, con remates estéticos y formas redondeadas. Pienso que es volver un poco a lo antiguo, a la solera, como si lo antiguo recobrese más importancia.

Hay que reconocer que los fabricantes han dejado en parte la típica campana de casete de 50 ó 60 cmts de ancho, extraible de debajo de los muebles a centrarse en campanas extractoras más grandes de 70, 80 ó 90 cmts, más aparatosas por su volúmen y con mayor poder se succión.

Se instalan en mayor medida, campanas extractoras en acero, sin brillo, que combinan con cualquier tipo de mueble y color.

Se nos presenta un problema que las empresas suministradoras de gas ya tienen en cuenta en su normativa. En cocinas donde se encuentre instalada una caldera atmosférica, actualmente prohibidas en nuevas instalaciones, se debe instalar un conmutador que realice un bloqueo de la misma si la campana extractora está funcionando. Todo esto se debe a que la campana tiene tal poder de absorción que puede robar el aire necesario para la combustión de la caldera y llevar a apagarla con el peligro de escape de gas.

Como he comentado anteriormente, las nuevas calderas se instalan con otro sistema como son las calderas estancas y este problema no se puede dar, ya que las calderas estancas cogen el aire para la combustíón, del exterior y no del local donde están instaladas.

Las tomas de la caldera de la calefacción.

Viernes, noviembre 19th, 2010

Cualquiera que vea las tomas que necesita una caldera, pensará cuan difícil tiene que ser poner la caldera, que si el agua, el gas, la calefacción, la electricidad, la salida de gases…etc.

Poner la caldera de calefacción.

Bueno, no es para tanto, en la siguiente foto, podeís comprobar como se distribuyen las tomas o acometidas de la caldera. Para un calefacctor es lo más elemental y sencillo. Hay que tener en cuenta que la posición de las mismas pueden variar en función de cada fabricante.

Las acometidas:

El gas, habitualmente gas natural, tiene que ir a la vista, no se puede ocultar a no ser que vaya envainado, es decir dentro de otro tubo que lo proteja de un modo estanco. La instalación necesita una llave de aparato junto a la caldera para el bloqueo en caso de necesidad.

La ida de la calefacción, como su nombre indica, es la ida o salida del agua que se distribuye por el circuito cerrado de la calefacción. Los tubos son de mayor sección que los del agua fría o caliente.

El agua caliente, es el agua que va hacia el consumo de ducha, bañera, bide, fregadero, etc. Es el agua calentada una vez ha recorrido el interior de la caldera.

El agua fría, es el agua que llega de la red y sirve para el consumo que después se calentará para el servicio de baño, cocina y aseo. También se utiliza para llenar el circuito de la calefaccón, con su llave de bloqueo.

El retorno de la calefacción, es la vuelta del agua que sale de la ida de la calefacción y que retorna a la caldera una vez ha pasado por los radiadores y todo el circuito cerrado de la calefacción.

También hay otras acometidas o enlaces, necesarios, como la conexión eléctrica para hacer mover la bomba de la caldera y otros elementos. Por último tenemos la salida de gases que conduce al exterior los gases quemados durante la combustión del gas dentro de la caldera.

Salida gases campana extractora

Martes, febrero 12th, 2008

En las nuevas cocinas, por normativa, los constructores tienen que dejar prevista la toma para la evacuación de los gases quemados, de las campanas extractoras.

Salida de gases para campana extractoraEl problema radica en que las bocas de ventilación suelen ser de 100 m/m y esta sección es insuficiente porque las campanas actuales son de doble motor, con mucha potencia y vienen preparadas con salidas de 120 m/m.

Como consecuencia el fontanero o el mueblista se tienen que adaptar a esa sección con el consiguiente problema de ruidos fuertes, casi insoportables, al pasar de una sección mayor a otra menor.

En reforma no existe ese problema porque se pueden dar dos casos. Primero si la casa tiene chimenea, aunque sea antigua la que se utilizaba con las cocinas de carbón o leña, el problema de sección no es tal porque la capacidad de la misma es suficiente y se enlaza en el techo o en la pared ( foto ).

Si no hay chimenea la salida se puede hacer en horizonal a fachada, con la consiguiente libertad y capacidad de evacuación. El único inconveniente puede ser la molestia de olores a los vecinos de los pisos superiores.

Los materiales empleados para las salidas de gases son con tubos blancos de chapa, aluminio o plástico que es lo más habitual. El plástico es el mejor material por poder adaptarse en medidas y accesorios mejor que cualquier otro y porque los gases quemados procedentes de los vahos de las comidas no deforman el material.

 Cuando tomarán conciencia los constructores y los responsables oportunos, en no pensar solo en ganar dinero y pensar en las tendencias actuales y en el confort del cliente que es quien realmente padece o disfruta todas las consecuencias de un trabajo mal o bien hecho.

Chimeneas

Sábado, enero 5th, 2008

Todo aparato o mecanismo que realice una acción de quemar un combustible sólido, líquido o sólido, o calentar cualquier elemento, produce unos gases quemados productos de la combustión.Chimenea acero inoxidable

El tiro, es la acción física que consigue que los gases quemados alojados en la chimenea asciendan verticalmente por la misma por pesar estos menos que el aire exterior y originar así una depresión ( menos presión interior).

Dichos gases quemados deben ser conducidos al exterior mediante un conducto denominado chimenea. La chimenea cumple la función de expulsar los gases sobrantes de la acción de la combustión.

En función del aparato quemador o caldera y su potencia de trabajo, generará un volumen de gases quemados mayor o menor.

Si los gases quemados son producto de la combustión del gas, gasoíl, carbón o leña, la chimenea tendrá que ser de un material adecuado para soportar el calor de los gases y no dañar a la caldera.

Lo más habitual por su dureza, durabilidad y ressitencia, es utilizar chimeneas de acero inoxidable, como es el caso de la foto, que tengan doble pared interior para que la condensación que se crea entre el frío exterior y el calor que pasa por la chimenea no origine condensaciones que son altamente corrosivas y que pueden afectar a la caldera.

Para proteger a la caldera se coloca en la parte inferior de la chimenea un depósito de recojida de los condensados y un sombrerete tipo sombrero en el extremo final.

Cuando la chimenea transporta gases producto de las cocinas y que no son más que vapores de comidas cocinadas, la chimenea puede ser de materiales como el PVC, acero inoxidable de simple pared ( no recomendable ) u otros materiales que soporten las temperaturas de trabajo a las que será sometida.

Para evitar el retorno de los gases quemados hacia el interior es importante que la chimenea rebase en al menos un metro la cumbrera del tejado, impidiendo retornos originados por el viento.

Si la chimenea transporta gases porductos de la combustión del gasoíl, esta deberá tener al menos 5 mts de altura.

Las calderas de condensación

Martes, noviembre 20th, 2007

Ultimamente que está tan en boga el ahorro energético están adquiriendo importancia las calderas de condensación.
Las calderas de condensación tienen unos rendimientos superiores a las calderas estancas y a las atmosféricas, convencionales.

Son calderas tipo estancas ( expulsan los gases quemados mediante un motor incorporado en la salida de la misma ) que aprovechan los gases quemados de la combustión para recircularlos por la cámara de combustión y aprovechar ese calor latente que conllevan cuando son expulsados al exterior. Consiguen rendimientos entorno al 100 % de la energía empleada durante la combustión.

Esa recirculación de gases quemados conlleva que dichos gases esten formados en parte por agua que al recircular crea una condensación de un determinado ácido que es altamente corrosivo y que debe canalizarse a un desague de PVC. Estos condensados atacan a los materiales metálicos como el plomo, el cobre, el hierro, el cinz, etc, de ahí la importancia de los desagues de PVC.

Las calderas de condensación respetan el medio ambiente en un alto grado, son eficientes y consiguen ahorros importantes en cuanto a energía necesaria para su utilización.