Archive for the ‘garaje’ Category

Puerta basculante de garaje

Sábado, febrero 9th, 2008

Las puertas basculantes para el acceso a los garajes, deben cumplir una normativa específica que varía según la población donde se vaya a instalar.

Así tenemos que como seguridad, deben disponer de una célula fotoeléctrica que impida el movimiento de bajar o levantar la puerta, si alguna persona o vehículo se encuentran circulando por  debajo de la misma.

Puerta basculante de garajeLas puertas disponen de luces tipo semáforo para avisar con destellos luminosos cuando la puerta basculante se encuentra en movimiento y de este modo saber si alguien o algún vehículo se dispone a salir o entrar, al garaje.

Los movimientos de apertura y cierre de la puerta, provocan unos ruidos que medidos en decibélios no deben soprepasar unos límites establecidos, con el fín de no molestar a los usuarios y vecinos de la propiedad.

Las rampas de acceso al garaje tienen que ser del tipo antideslizante, con formas rugosas en la superficie para evitar deslizamientos por la rampa cuando esta se encuentre mojada por efecto de la lluvia o por el derrame de algún líquido diferente.

Las órdenes de apertura y cierre se pueden hacer mediante llave o con mando a distancia, indiferentemente. Si es con mando este dispone de una codificación diferente de otros mandos de la misma forma que la llave dispondrá de un código o forma diferente a otras.

La ventilación del garaje es algo primordial de ahí que se exija que la puerta del garaje disponga de rejillas ventiladas con una superficie mínima para poner en contacto el exterior con el interior.

La apertura de la puerta se tiende por seguridad a que se realice hacia el interior quedando plegada en dos partes, por el interior del garaje con el fín de no entorpecer el movimiento exterior al pasar cerca de la puerta. 

Normalmente las puertas son metálicas u otro material resistente que pueda soportar  impactos de vehículos, imprevisibles.

Importante para evitar el constante movimiento de apertura y cierre, disponer de una puerta para peatones en la misma puerta principal, en un lateral o por acceso independiente a la zona de acceso de los coches. Se consigue una mayor duración de la puerta y menor coste de mantenimiento.