Archive for the ‘condensación’ Category

Cómo impermeabilizar la casa

Martes, mayo 24th, 2011

Cómo impermeabilizar la casa. La humedad producida por las filtraciones de agua es la causa de que muchas viviendas no tengan su mejor aspecto: paredes, suelos y techos son susceptibles de sufrirlas, por lo que se recomienda impermeabilizar adecuadamente el hogar para evitarlas.

 Como impermeabilizar la casa

  • Qué es un impermeabilizante

Se llama impermeabilizante a aquellas sustancias que pueden frenar el avance del agua. Se usan para aislar cimentaciones, piscinas y tejados, entre otros, y pueden ser de origen natural o sintético. A la hora de escoger, las preferencias indican que los acrílicos son más duraderos, además de no ser tóxicos, por lo que son los más populares.

  • Causas por las que se producen las humedades

Las humedades pueden surgir por diversas causas, como las que reflejamos a continuación:

    • Goteras: las goteras se producen en el techo, al pasar el agua a través de grietas o las mismas tejas. En este caso, si la grieta es pequeña se puede aplicar masilla; en caso de que sea gruesa, se ha de reparar con cemento Portland.
    • Tuberías en mal estado: las tuberías antiguas, o las que están defectuosas por una fuga pueden drenar agua por las paredes y crear humedades. En este caso, avisa a un profesional para que lo repare.
    • Materiales porosos: si has empleado materiales porosos, puede aparecer humedad, especialmente en los sótanos. Impermeabilizalos con los productos adecuados, en varias capas.
    • Condensación: para paliarla se ha de dar unas capas de pintura anti-condensación.

Ahorrar en la calefacción.

Sábado, diciembre 11th, 2010

Estamos en época de frío y ponemos en marcha nuestros sistemas de calefacción. Claro, se trata de un gasto añadido a nuestra ya maltrecha economía, por eso está bien tener en cuenta una serie de consejos para reducir la factura final, del consumo de calefacción.

Varios detalles a tener en cuenta y que seguramente nos harán disfrutar de la calefacción a un precio más económico.

En el momento de elegir la temperatura ambiente, debemos considerar no sobrepasar los 21ºC en el termostato y lo más aconsejable son los 20ºC, ya que cada medio grado que subamos en el selector, supone un mayor consumo y coste.

Caldera de calefacción.

No poner en marcha la calefacción por las mañanas, porque nos levantamos y nos marchamos fuera de casa, por lo que no la aprovechamos y además solemos ventilar la casa. No ventilar la casa más de 10 minutos. Cuanto más tiempo estén las ventanas abiertas, más frío permanece en el interior y más nos costará volver a calentar la vivienda. Unos 10 minutos son suficientes para ventilar toda la casa con varias ventanas abiertas.

Bajar las persianas durante el tiempo que funcione la calefacción y por la noche, evitaremos mayores pérdidas de calor del interior de la casa.

Abriri todas las llaves de calefacción para que los radiadores trabajen por igual y mantengan un calor por igual en toda la vivienda. Si tenemos llaves termostáticas, bajar la temperatura a 18 o 19ºC en las habitaciones, porque no permanecemos en las mismas hasta la noche.

Durante la noche bajar el termostato de la calefacción a 16ºC, manteniendo una temperatura constante y al levantarnos bajarlo a 14ºC, porque estamos ventilando y no necesitamos calor.

Poner la calefacción en marcha solo al mediodía si estamos en casa y a partir de la hora en que volvemos de trabajar, no tener en funcionamiento cuando no estamos en casa. Hay que considerar que una vivienda normal tarda de 15 a 20 minutos en caldearse y este es el tiempo suficiente para que cuando la pongamos en marcha, de mientras nos de tiempo para cambiarnos de ropa y asearnos, cuando llegamos a casa.

Si la calefacción lleva más de una o dos horas funcionando, bajar el termostato al menos un grado para permanecer con el ambiente de calor que hay en la vivienda o apagarla una hora antes de irnos a la cama. No es necesario que la calefacción funcione hasta el momento en que nos acostemos porque en este caso es un gasto no necesario.

Por último, si disponemos de una caldera vieja y estamos pensando en cambiarla, lo mejor es poner una caldera de condensación, porque se obtienen rendimientos y ahorros, superiores a cualquier otro tipo de caldera.

Las calderas de condensación

Martes, noviembre 20th, 2007

Ultimamente que está tan en boga el ahorro energético están adquiriendo importancia las calderas de condensación.
Las calderas de condensación tienen unos rendimientos superiores a las calderas estancas y a las atmosféricas, convencionales.

Son calderas tipo estancas ( expulsan los gases quemados mediante un motor incorporado en la salida de la misma ) que aprovechan los gases quemados de la combustión para recircularlos por la cámara de combustión y aprovechar ese calor latente que conllevan cuando son expulsados al exterior. Consiguen rendimientos entorno al 100 % de la energía empleada durante la combustión.

Esa recirculación de gases quemados conlleva que dichos gases esten formados en parte por agua que al recircular crea una condensación de un determinado ácido que es altamente corrosivo y que debe canalizarse a un desague de PVC. Estos condensados atacan a los materiales metálicos como el plomo, el cobre, el hierro, el cinz, etc, de ahí la importancia de los desagues de PVC.

Las calderas de condensación respetan el medio ambiente en un alto grado, son eficientes y consiguen ahorros importantes en cuanto a energía necesaria para su utilización.