Archive for the ‘butano’ Category

Fugas de gas.

Miércoles, enero 5th, 2011

Cuando un instalador realiza una instalación nueva de gas natural, butano o propano, debe comprobrar que no existen fugas.

Se puede hacer de varias maneras aunque una es la más segura y obligatoria. Mediante un manómetro con regulación de milibares (mbar) o bares (bar), se conecta el mismo a una toma de comprobación previamente colocada en el tubo, empleando una goma flexible de unión.

Fugas de gas.

Se bombea aire con una perilla hasta que el manómetro marque una presión de prueba, determinada según el tramo de instalación a comprobar y la presión de trabajo a la que funcionará. Durante unos 15 minutos aproximadamente, también según la parte de instalación, se mantiene la presión, teniendo en cuenta tener cerrada la llave de bloqueo general.

Teniendo en cuenta que la presión se debe estabilizar, ya que puede variar por la temperatura ambiente, la variación de la presión inicial con la visible, al final del tiempo de espera, debe ser mínima. En este caso no hay fugas en la nueva instalación. Si por el contrario, la aguja del manómetro baja sin estabilizarse en un punto concreto, existe una o más pérdidas, que deben ser corregidas.

La forma de localizar el punto concreto de la/s fuga/s, es aplicar agua con jabón líquido en todas las uniones y piezas, y esperar a que se formen burbujas, originadas por la fuga. Ese será el punto a corregir.

Una vez arreglada la fuga se deberá a volver a comprobar la no existencia de fugas con el manómetro. Solo cuando la instalación sea completamente estanca, se podrá poner en servicio y meter el gas de la red o de las bombonas de butano o propano.

La instalación de calefacción

Martes, marzo 25th, 2008

La calefacción algo nuevo para nosotros, representa un desconocimiento por su tipo de instalación. La implantación del gas natural ha traido consigo la posibilidad de disponer del servicio de calefacción como confort añadio a nuestras vidas.

Instalación de calefacciónCon el suministro de gas propano o butano, no nos planteabamos la posibilidad de colocar la calefacción en nuestra casa sin embargo la comodidad del gas canalizado ha supuesto la facilidad de acceder a este servicio.

La instalación de calefacción se tiene que adaptar a la estructura de nuestra vivienda y si queremos acceder a este opción no es necesario realizar grandes obras.

Los tubos de calefacción se pueden poner por las paredes, al exterior, llevando los mismos por encima de los rodapies por todo el perímetro de la casa. La ventaja que tiene esta forma de instalación es que no se realizan grandes obras y los tubos quedan disimulados por detrás de muebles y cortinas, consiguiendo mantener cierta estética.

No obstante si queremos que no se vea ningún tubo de la calefacción, se pueden poner por debajo de la madera ocultando todos los tubos (foto). Todavía hay quien cree que los tubos de calefacción no se pueden empotrar u ocultar por sí hay una fuga.  Entonces si los  tubos del agua fría y caliente que están ocultos tienen una rotura, ¿ que pasa ?. Hasta ahora nadie se había planteado dicha posibilidad y con la calefacción si.

Teniendo en cuenta que el circuito cerrado de la calefacción trabaja entre 1 y 2,5 kgs de presión y las instalaciones del agua fría o caliente trabajan entre 3 y 6 kgs de presión, ¿ cual tiene más riesgo de rotura o fuga ?.

Además muchas instalaciones de presión son antiguas y están echas con hierro, con el posible envejecimiento de las mismas y sin embargo las calefacción se realizan en cobre o plásticos, que en teoría son para toda la vida si están forradas y protegidas.

Con esto espero que cambie nuestro concepto de la calefacción y su modo de instalarla. La calefacción es segura si está bien realizada.