Más alquiler, más reformas.

A nadie se le escapa que preferimos comprar un piso que alquilarlo. El gobierno quiere cambiar la mentalidad de los ciudadanos, pero no estaría mal que cambiara nuestra economía.

Está bien alquilar un piso siempre y cuando los alquileres sean más económicos y nos merezca más la pena alquilar que comprar. En Europa los sueldos son más elevados y los alquileres más baratos, así si que sí.

Reformas en la vivienda.

No obstante, seguro que algo cambiará y eso será la actividad de las reformas. Si un usuario decide poner una vivienda en alquiler, tiene que preparar la vivienda para que sea habitable. Teniendo en cuenta que muchas viviendas vacías, sin habitar, llevan tiempo sin realizar ninguna mejora, deberán actualizarse.

Actualizar una vivienda significa reformar el baño, la cocina, cambiar la instalación eléctrica, pintar las paredes y techos, cambiar ventanas, etc. No todas las viviendas deben ser reformadas al 100 x 100, pero seguro que alguna reforma necesitan para mejorar su estética, confort y seguridad que son tres pilares básicos.

Estética:

Pintar las paredes de la vivienda es la principal reforma estética, aparte de lo accesorio como es la decoración, muebles, etc. La sustitución de los azulejos y las baldosas, del baño y cocina, ofrecen una mejora estética considerable. También es básico un suelo de madera o baldosa, sin fisuras ni desniveles.

Los techos falsos y la decoración de escayola, mejoran visualmente el aspecto de los techos.

Confort:

Un buen sistema de aire acondicionado y calefacción, para mejorar la sensación de bienestar, es esencial. El agua caliente, esencial en nuestras vidas, con termo eléctrico, calentador o caldera, de gas natural, propano o gasóleo. Griferías de monomando y termostáticas, ayudan a mejorar el confort en nuestra higiene personal. Ventanas que no dejen escapar el calor y mantengan la temperatura cálida, son también una buena solución.

El aislante en suelos, paredes y techos, para mejorar el aislamiento térmico y además contribuyen a evitar ruidos.

Seguridad:

Dentro de este apartado, lo más importante son las instalaciones de agua y gas, que no sean viejas ni tengan fugas, para evitar inundaciones, intoxicaciones o coma más grave, explosiones.

Por último, la instalación eléctrica, conforme a las normas básicas de seguridad y protección, debe estar en perfecto estado para evitar chispazos, incendios y el riesgo de electrocutarse.

Todos estos aspectos comentados son esenciales y deben ser valorados en su justa medida.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.