Malos olores

Los malos olores que en ocasiones podemos tener en nuestra vivienda tienen su origen en las tuberías de aguas fecales o aguas sucias.

Las tuberías generales de evacuación de las aguas de los cuartos de baño, deben tener una salida al exterior por encima del último piso con el fin de que esos olores no se transmitan a las viviendas. Se da en muchos casos que esa ventilación al tejado no existe porque cuando hicieron la casa no se lo plantearon o no le dieron importancia.

Ventilaciones de tuberías de fecalesDe poco puede servir que tengamos sifones en cada uno de los aparatos del cuarto baño si no hay una ventilación suficiente que alivie los aires al tejado.

El fenómeno es bien sencillo de explicar, si en una tubería tenemos un volumen al descargar las aguas por la misma, ese volumen de aire viciado es desplazado verticalmente y si no encuentra salida por el tejado, buscará la salida por el punto más alto que en estos casos son los últimos pisos.

Los últimos pisos padecen las consecuencias de una falta de ventilación generál y normalmente huele por la bañera, ducha, bide o lavabo.

En otras ocasiones, si existe ventilación al tejado pero también huele en los pisos altos. Se trata de un olor muy desagradable y ello se debe a que cuando hay viento fuerte o el llamado viento sur  el mismo viento no le permite salir a los aires viciados haciendo de tapón y obligando a los aires a retornar hacia atrás y en este caso a los pisos superiores.

Con el fin de evitar este problema, las nuevas construcciones incorporan en las partes altas de las evacuaciones a tejado, unos antiretornos (foto ), que eviten estos casos y permiten evacuar sin problemas de retornos.

En edificios de poca altura, dos o tres plantas, el problema de malor olores no es habitual aunque no tenga ventilación a tejado, porque son pocos los vecinos y las propias tuberías y sifones, absorben o minimizan la ventilación de las mismas.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.