Los lavabos

Los lavabos podemos clasificarlos por su forma y colocación. Por su forma, sin son para colocar con un pedestal añadido al mismo, sin pedestal sujetos en la pared o para colocar en un armario.

Lavabo bajo planoLa tendencia es a colocar los lavabos alojados en armarios para tal fín, de manera que los armarios de lavabo ofrezcan dos funciones: guardar los elementos de uso diario del cuarto baño y servir de soporte a los lavabos.

Dentro de la forma de colocar los lavabos tenemos los lavabos sobreplano y los lavabos bajoplano.

Los sobreplano, se apoyan directamente sobre una encimera de mármol, granito, etc, que tiene el hueco preparado para apoyar el mismo y se sujetan con silicona a la encimera ofreciendo una buena estanqueidad, servicio y estética.

Los lavabos bajoplano ( foto ), son lo más demandado por su practicidad y sobretodo por la limpieza de no tener bordes superiores donde se acumulen la porquería o el agua con el uso diario, como puede suceder en los lavabos sobreplano. La colocación de estos lavabos requiere soportes que hagan de tope por debajo de la encimera entre el lavabo y la misma, y además es necesario utilizar siliconas o productos similares que aguanten el suficiente peso del lavabo.

En ocasiones solo se utilizan las siliconas sin soportes sucediendo que los lavabos caen por su peso al no estar lo suficientemente fijados a la encimera.

La ventaja principal de estos lavabos es la comodidad de uso porque el agua se recoje más fácil que en un lavabo sobreplano y cae directamente al mismo si escurrir por la encimera y ganamos espacio en la encimera para la colocación de los elementos de higiene. 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.