Localizar una avería de agua.

Después de muchos años en el mundo de las reformas he aprendido que la prudencia y la reflexión son aspectos que hay que tener muy en cuenta a la hora de trabajar. Antes de realizar cualquier trabajo de reforma hay que planificarlo y desarrollarlo mentalmente como si lo estuvieras realizando. De este modo puedes analizar los materiales que necesitarás, el tiempo que vas a emplear y los posibles problemas que te van a surgir.

Un claro ejemplo es cuando hay que localizar una avería de agua. Pongamos el caso que un vecino tiene una humedad en el techo o en la pared junto al mismo. Lo básico es pensar si la avería proviene de una fuga de un tubo de presión que en este caso caería el agua constantemente. Si se trata de desague cae el agua con menos intensidad, deja una zona con mancha de huemedad más amplia y gotea de un modo intermitente que es cuando se utilizan los servicios de la cocina o el baño.

Segundo, debemos subir al piso superior y comprobar exteriormente si algun latiguillo gotea, o algun sifón pierde agua, o en la salida del inodoro se aprecia humedad. Si dicha vivienda tiene muchos años y no han reformado la misma, probablemente los desagues sean de plomo viejos y empiezan a fallar. En cambio si la vivienda está recien reformada, puede ser que los profesionales hayan dejado algo mal y provoque humedades al piso inferior.

En otros casos, en viviendas de muchos años, las bajantes de fecales son de uralita y con el tiempo se han rajado y empiezan a peder agua con el consiguiente incordio para los pisos inferiores. En este caso sería una avería de debe arreglar la comunidad por ser un elemento común.

En otras ocasiones cuando gotea agua constantemente, puede deberse a una fuga en la calefacción. La forma de comprobarlo es revisar el manómetro de la caldera y analizar si ha bajado la presión del circuito de los radiadores.

También sucede que a veces se producen obstrucciones en tuberías generales de desague, rebosando por las juntas de los tubos viejos y provocan humedades, en estas ocasiones, una vez desostruida la bajante desaparece el mal.

Lo más importante a tener en cuenta es que no hay que ponerse a picar las paredes o suelos de los pisos hasta no cerciorarse del origen de la humedad y picar solo lo necesario en el lugar indicado.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.