Las jambas de la cocina.

Cuando hacemos la reforma de la cocina, nos encontramos que para poder alicatar las paredes y rematar contra la puerta de entrada a la misma, hay que soltar las jambas de la puerta.

El alicatado tiene que llegar hasta el marco de la puerta que está recubierto con las jambas.

Los nuevos materiales de azulejos varían en su grosor sobre los viejos que se quitan de la pared más los raseos y cementos de cola, las paredes regruesan algunos milímetros o centímetros, sobre lo inicial, por ello las jambas quitadas de la puerta, no sirven para volver a colocar. Entonces el carpintero tiene que ponerlas nuevas y barnizarlas o lacarlas, según la puerta existente. Este trabajo del carpintero es un detalle que muchas veces no se tiene en cuenta en los presupuestos aunque no es un costo añadido muy elevado.

Estamos hablando que poner unas jambas nuevas por una parte de la puerta de la cocina, con material de sapely, puede costar entre 70 y 95 €, y en caso de que sea poner jambas lacadas en blanco, el precio resulta más elevado.

En cualquier caso, aunque pudiera llegar a reutilizarse las mismas jambas que se quitan, si están bien clavadas es bastante probable de que se rompan al soltarlas y no se puedan aprovechar.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.