Gas o electricidad.

Parece ser que algunos usuarios no tienen claro que sistema de energía quieren utilizar para disfrutar de la calefacción y el agua caliente.

Vamos a tratar de hacer una comparación sobre ambos sistemas, teniendo como referencia una vivienda individual en un bloque de vecinos.

La electricidad:

Hay personas que pueden disfrutar de la energía eléctrica a precio más bajo que el resto de los usuarios. Para estos no cabe duda que la mejor opción es la electricidad. Sobre todo teniendo en cuenta que por regla general es más cara que el gas. La electricidad, es quizás más segura que el gas, que no quiere decir que el gas sea inseguro, ni mucho menos.

Necesita de una infraestructura o instalación, menos costosa para su funcionamiento. Pero también está algo limitada en su eficiencia. El ejemplo es claro, si tenemos un termo eléctrico, acumulamos un volúmen de agua determinado, que cuando se termina, nos obliga a esperar a que se vuelva a calentar para poder seguir utilizando el agua caliente.

En la calefacción, no produce los rendimientos de una instalación alimentada por gas y además si se consigue igualar en potencia, supone un coste muy elevado, por tiempo de utilización para alcanzar una detrminada temperatura.

 Gas o la electricidad

Gas

Por regla general es más económico que el gas. Es seguro por toda la normativa que rige su utilización y que debe ser cumplida a rajatabla. Se consigue una mayor sensación de confort en el tema de la calefacción y ofrece agua caliente sin limte de uso.

Si bien es cierto que el coste de la instalación es más elevado que en la electricidad, a la larga resulta más rentable y efectivo.
Los organismos oficiales, obligan a realizar revisiones e inspecciones, de las instalaciones de gas, cada 2 y 4 años, cosa que con la electricidad no sucede.

La instalación de electricidad para agua caliente y calefacción, nos obligará a contratar más potencia de lo normal y por tanto pagar un coste más elevado en el término de la potencia, en las facturas.

Particularmente estoy más a favor del gas, por ser una energía limpia, aunque tambíén la electricdad lo es. Por la sensación de bienestar y por economía. No hay que tener miedo al gas y olvidarse de accidentes sucedidos puntualmente, por suerte cada vez en menor número, en hogares donde los usuarios no tomaron las medidas mínimas de seguridad.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.