Filtrar el agua.

En ocasiones necesitamos que el agua que nos llega de la red, la que consumimos, esté filtrada y limpia. En algunas zonas de España, sobre todo el sur, zona de levante, Cataluña, etc, el agua se puede consumir pero no es recomendable. Suelen ser aguas con mucha cal que en bajas cantidades no resultan nocivas para la salud, pero en consumos constantes pueden ser perjudiciales.

Filtro.

Las mejores aguas las tenemos en la zona norte, donde se puede beber sin ningún problema para nuestra salud. No obstante, para determinadas funciones, debe ser filtrada, porque aunque no lo parezca, también arrastra impurezas y restos de elementos ajenos al agua.

En algunas industrias, como para la cristalería, necesitan que el agua previamente sea filtrada para depués realizar los lavados de los cristales, necesitando aguas puras.

En el sector de la fotografía, también es primordial tener aguas puras para el revelado de fotos a papel.

En la industria química, también se trabaja con el agua muy pura.

Para todas estas funciones, se instalan filtros que retienen las impurezas y filtran  los cuerpos extraños o microorganismos. Los filtros pueden ser de diferentes tamaños y con diferentes niveles de filtrado y básicamente no aseguran aguas limpias a la salida de los mismos.

En el caso de la foto, se trata de un filtro para el consumo de agua de un laboratorio fotográfico, donde en su interior se aloja la membrana o filtro propiamente dicho.

Estos filtros tienen una vida útil indicada por los fabricantes correspondientes tras la cual han de ser sustituidos para seguir ejerciendo su labor con garantías.

No obstante, para el consumo humano, la mejor agua que podemos consumir, es el agua mineral que se suministra embotellada.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.