Escombros de la obra.



Cuando se empieza una obra, resulta increible la cantidad de escombros que se pueden generar.
Por ejemplo, en una cocina, pica el albañíl las paredes y el suelo, y se originan muchos escombros estre baldosas, azulejos y la masa vieja si se llega hasta el ladrillo. Cuando el fontanero hace las instalaciones de agua y desagues, pica las rozas en las paredes de ladrillo, entonces se origina más escombro.
Contenedor de escombros. Cuando el electrecista, mete los tubos coarrugados para los cables de electricidad, también tiene que picar y salen más escombros.
Llega el instalador de las ventanas y en ocasiones tiene que picar en la pared para ajustar la misma, de este modo hay más escombros.
Todos estos escombros, si el albañíl lo tiene contratado con el particular, son retirados por él, teniendo que realizar múltiples viajes para retirarlos.
Si hablamos de cuando se realizan los remates de la cocina, para poner las griferías, los cables, muebles, los gremios que intervienen no originan escombros pero si envases sobrantes, trozos de cables, cajas, restos de tubos, etc, que hay que retirar de la obra.
Esta labor ya corresponde a cada gremio para conseguir mantener en orden y limpia la obra.
Todo se basa en la colaboración y buen hacer de los profesionales.
Significa que hasta el día que se termina la obra, se originan escombros y porquerías.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.