El depósito alto del inodoro.

Los sistemas de fontanería cambian y evolucionan hacia mecanismos más sencillos y estéticos. Una prueba de ello son los indoros y los sistemas de descarga.

Los depósitos de los inodoros acumulan el agua que posteriormente se utiliza para limpiar la taza al descargar el agua.

Depósito del inodoro.

Antiguamente, se colocaban los depósitos y los inodoros, de forma independiente. El depósito se instalaba en una posición alta y el inodoro en la parte baja, aprovechando la caida del agua por su gravedad, ejercía la función de limpieza.

Los nuevos modelos de inodoros y depósitos, se colocan juntos, en un solo cuerpo aunque son dos piezas independientes.

Aún estando unidos entre sí, sin diferentes alturas, es suficiente la altura para que por su peso el agua pueda limpiar el inodoro.

Además los nuevos depósitos, incorporan mecanismos de alimentación y llenado, que son de un modo silencioso, evitando los antiguos flotadores que hacían un ruido siseante y que resultaban tan molestos.

Evidentemente, la evolución de la construcción y en concreto de la fontanería, no termina ahí. Ahora tenemos depósitos empotrados, sin ser visibles que son más estéticos, prácticos y funcionales. Estos corresponden principalmente a los inodoros suspendidos, que van sujetos en la pared y no se apoyan en el suelo.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.