Ducha para minusválidos.

Tenemos mayor conciencia en pensar que no todos tenemos la misma movilidad y dentro de los usuarios, los minusválidos son los que más problemas se encuentran a la hora de utilizar el cuarto de baño. Para hacerles la vida más fácil, se adaptan las ciudades, los espacios públicos, privados y las viviendas.

Dentro de la vivienda el cuarto baño se debe reformar facilitando el baño con ducha en el suelo y desague al ras del mismo, de este modo si el usuario debe acceder con silla de ruedas, no tiene escalones que impidan entrar a la ducha. Para colocar la ducha en el suelo, se deben de dar caidas en el suelo hacia el desague, para que no se formen charcos o estancamientos de agua. Por eso es importante que el albañíl prepare la base previa al azulejo, con pendientes apropiadas.

Ducha en el suelo.

Para evitar filtraciones de agua, la base del suelo y parte de la pared, debe ser impermeabilizada o aislada, para evitar el paso del agua de la ducha al vecino de abajo. Se puede realizar el aislamiento con planchas de plomo, algo en desuso, o con plancha de pvc, flexible, que incorpora la válvula de desague y es más efectiva.

También se debe complementar la ducha con barras de apoyo laterales y sujección, que sirvan de asidero para que en un momento dado la persona se puede poner de pie o agarrarse en caso de falta de equilibrio. Son muchas las formas, medidas y materiales, en los que se fabrican las barras de apoyo, pudiendo adaptarse a cualquier tipo de ducha.

Otro detalle a tener en cuenta será que la ducha sea lo menos deslizante posible, impidiendo delizamientos fortuitos por la mezcla del agua y el jabón.

No obstante, aunque no se trate de baños para minusválidos, cada vez son más quienes preparan los baños pensando en la comodidad de la ducha en el suelo, en las personas mayores o pensando en un futuro, cuando tengamos más problemas  para movernos con soltura.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.