Cocinas: ¿cuál elegir?

Cocinas: ¿cuál elegir? En el mercado de las cocinas, existen hoy numerosas alternativas en cuanto a la elección del electrodoméstico en el que se se van a hacer las comidas. Hay que tener en cuenta, a la hora de elegir, el uso y el consumo que vamos a hacer del mismo, ya que será determinante para escoger uno u otro.

Cocinas: ¿cuál elegir?

  • Tipos de cocinas

A la hora de adentrarnos en el mundo de las cocinas, tenemos las siguientes opciones, las más extendidas:

  1. Cocina de gas
  2. Vitrocerámica (eléctrica o de gas)
  3. Cocina eléctrica.
  • Cocina de gas

Es la opción más convencional. La cocina de gas es una placa de acero inoxidable con quemadores de gas (generalmente, tres o cuatro). Los quemadores suelen ser de diferentes tamaños y potencia de llama. Entre sus ventajas están que son muy económicas, y entre sus desventajas, que su limpieza es más complicada y ardua que en cualquiera de las otras opciones. Su consumo también es menor, ya que, al ir con gas butano, resulta más económico.

  • Vitrocerámica eléctrica

La fuente de calor es más directa, ya que lo transmite hacia arriba y no hacia los lados. Entre sus ventajas, están que es muy fácil de limpiar y son muy seguras, ya que se apagan solas; entre las desventajas, que el precio es aún algo elevado. Existen distintos tipos de vitrocerámicas:

  1. De inducción: genera calor de manera instantánea. Si tienes niños en casa, son la mejor opción, ya que las placas no queman cuando se las toca.
  2. Halógenas: usan focos halógenos, por lo que necesitan mucha potencia. Esto repercute en el consumo, mucho mayor.
  3. Radiantes: están obsoletas aunque son las más baratas: por 300 euros puedes conseguir una.
  4. Placas rápidas o Hi-light: están de moda, ya que están hechas por resistencias que se calientan con más rapidez.
  • Vitrocerámica de gas

Son similares a las anteriores, únicamente que funcionan con gas. Esto supone un ahorro en la factura, aunque su precio es muy elevado.

  • Cocina eléctrica 

La cocina eléctrica es una buena opción, ya que son muy económicos, y los fuegos, placas metálicas de hierro fundido, se enfrían de manera lenta, lo que deja “calor residual” para terminar de cocinar. Entre sus desventajas, está el elevado consumo de energía.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.