Clientes de reformas.

Cada persona es un mundo y cada uno es diferente. Cuando uno trabaja de cara al público tiene que poner siempre buena cara, porque unas veces el cliente te parecerá simpático y otras veces no tanto.

Hoy voy a comentar sobre algún tipo de cliente que como empresa de reformas, uno se puede encontrar.

En concreto, me refiero al cliente que te quiere ayudar a realizar tu trabajo. Se ofrece con toda la intención del mundo pero al final llega a ser un poco molesto y hasta a estorbar.

Trabajos de reformas.

Parece que uno no sabía trabajar hasta que le has conocido a él. No es que dude de tu profesionalidad pero sí de tu capacidad para realizar el trabajo.

Como molesta el, ¿te cojo esto? ,  ¿te doy aquello?,  ¿ agarro aquello?, ¿ qúe necesitas?, y así todo el día. Quieres estar concentrado en tu trabajo y tienes que estar más pendiente de no darte la vuelta, encontrartelo pegado a tí o no tropezarte con él.

El cliente pone todo el interés y buena fe, pero no se da cuenta de que muchas veces entorpece el trabajo, pero no le puedes decir nada, es su casa.

Me ha sucedido algún caso de clientes que te ayudan sin que tu les pidas que lo hagas y después cuando les pasas la factura de un  trabajo de reformas , aunque esté previamente presupuestado, te digan » enciam que te he ayudado, descuentame algo de la factura». Esto ya es el no va más.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.