Cambiar el suelo de la cocina.

Cambiar el suelo de la cocina, es una reforma relativamente sencilla y que no supone un trastorno excesivo para nuestro que hacer diario. El problema puede venir cuando tenemos muebles de cocina que no queremos cambiar y no tenemos la intención de desmantelarlos  por la movida que supone.

Hay entra la habilidad del albañíl para picar el suelo sin mover los muebles. Lo que está claro que habrá que quitar la lavadora, lavavajillas y nevera, colocándolos en alguna dependencia de la casa hasta que se ponga el suelo nuevo.

Aprovechando que las patas que sujetan los muebles son regulables, se puede levantar las patas y colocar calces a los muebles mientras el albañíl pica el suelo por zonas. Una vez picado el suelo, se colocan las baldosas en las zonas que estén suspendidos los muebles, esperando que el suelo pueda soportar el peso del mueble y quitar los calces, y así sucesivamente por cada zona de los muebles.

Puede resultar complicado macear la baldosa para que se ajuste al suelo por el impedimento de los muebles, la solución está en poner el cemento-cola menos compacto, con más cantidad de agua, para que con pequeños movimientos se adapte al suelo.

Seguramente cada profesional tendrá sus trucos para realizar el trabajo y el resultado será el mismo, conseguir poner las baldosas sín quitar los muebles de la cocina.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.