Presupuesto de la obra y mejoras.

Cuando queremos realizar la reforma de nuestra vivienda nos hacemos un cálculo personal de lo que podemos gastarnos o del dinero del que disponemos para tal fin.

Un error muy común es pensar que el presupuesto que nos hemos establecido será el que gastemos al final de la obra, y eso no es así.

Normalmente cuando pedimos presupuestos a los profesionales y elegimos los materiales y equipamientos que destinaremos a la vivienda, el presupuesto que resulta es bastante más caro que lo que estimabamos inicalmente.

Lo mejor es buscar la flexibidad económica y no limitarnos con el precio con las calidades y elementos que queremos aplicar en la obra.

La obra es algo que normalmente pocas veces llegaremos a realizar en nuestra vivienda y por eso no debemos escatimar esfuerzos en un desembolso de dinero tán elevado. 

Una vez que ya tenemos el presupuesto decidido debemos tener en cuenta que este no será el precio final porque normalmente suele haber diferencias de entre un 5 y 15 %, ya que surgen imprevistos técnicos que obligan a modificar los planes iniciales en cuanto a materiales y mano de obra.

La recomendación es ser flexible y receptivo al profesional para conseguir los mejores resultados de la obra final, sin mirar en exceso el ahorro económico pero tampoco malgastar en cosas inncesearias que pueden ser superfluas y sin las cuales el confort y la comodidad no pierden valor.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.