Brochas: cuál es la adecuada

Brochas: cuál es la adecuada. Si hemos decidido cambiar el aspecto de una habitación, una mano de pintura puede ser el mejor aliado para renovarla. Además de ser una decoración, la pintura es también un protector que previene la humedad. Hay quien encarga este trabajo a un profesional, pero,si hemos decidido realizarlo nosotros mismos, hemos de tener en consideración más aspectos que el tono Pantone de la pintura.

Brochas: cuál es la adecuada

A la hora de ponernos manos a la obra, hemos de pensar en el tipo de superficie que vamos a pintar y su extensión, para elegir las brochas o rodillos que más nos convengan. La elección de las herramientas adecuadas será crucial para el resultado.

  • Brochas planas vs brochas redondas

La regla afirma que, a la hora de pintar paredes y techos, usemos brochas planas, mientras que la carpintería y los barnizados obligan a escoger brochas redondas. Partiendo de esta premisa, si no sabemos exáctamente cuál escoger, siempre se puede optar por una brocha de pelo largo y gruesa. ¿Por qué? Este tipo de brocha se empapa muy bien, ya que retiene más pintura y disminuye el goteo. Asimismo, si somos hábiles, se puede usar también en espacios pequeños, controlando la presión y el ángulo de inclinación.

  • Brochas básicas

No obstante, a la hora de acometer cualquier trabajo, nuestra caja de herramientas debe estar provista de los siguientes instrumentos:

  1. Una escobilla ancha, de 4 x 12 centímetros, para grandes superficies.
  2. Una brocha plana y ancha, de 8 x 15 centímetros, que tiene diversos usos.
  3. Un pincel para retoques, de 3 centímetros.
  4. Un rodillo, muy útil para cubrir grandes superficies rápidamente, con dos rulos: uno para acabados lisos, de pelo suave; y otro de pelo largo, o esponja gruesa, para dar relieve.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.