Author Archive

Decorar Con Las Obras – El Gran Cocina Diseños

domingo, noviembre 16th, 2014

Muchos de los trabajos se han realizado, ya que el Gobierno ha puesto en marcha sus reformas para mejorar la vida de las personas. Una serie de cambios se están realizando en varios sectores, incluyendo los relacionados con la vida de la gente común. Sin embargo, un sector que todavía está muy poco desarrollado es la cocina. No hay duda de que no es tan difícil diseñar una cocina a partir de cero, pero la idea de que los diseños de la cocina deben ser únicos y se encajar con su estilo de vida y el presupuesto puede ser un desafío.

Hay algunas cocinas asombrosas que la gente ha diseñado utilizando casi todos los recursos disponibles de la tecnología de la computadora para los últimos materiales utilizados en la fabricación de los productos porno. Muchos de los grandes cocinas han sido diseñados usando no menos de 14 materiales diferentes de los que los más importantes incluyen metal, vidrio, madera, cerámica, plástico, granito, linóleo, acero inoxidable, mármol, baldosas de mármol, baldosas de granito, suelos de mármol, suelos de madera, suelos laminados, azulejos, y el hormigón.

Las grandes cocinas se varían en la forma en que han sido diseñados. Algunos de ellos son muy pequeños, mientras que otros pueden ser más grandes. Hay algunos de ellos que han sido diseñados utilizando sólo un único material, mientras que hay algunos de ellos que han sido diseñados utilizando una combinación de materiales. El tamaño de las cocinas también depende de la cantidad de espacio que tiene disponible para acomodar las herramientas y equipos y la preparación de alimentos.

Uno de los diseños más populares en el mercado es la cocina en forma de L con ser la parte más pequeña del área de trabajo para la preparación de las comidas. Este tipo de diseños se basan en la funcionalidad y la sostenibilidad. Otros diseños utilizan más espacio para crear habitaciones más grandes para cocinar. Algunos de estos diseños también vienen con muebles como un bar e incluso un refrigerador.

Otro tipo de cocina se ha diseñado utilizando gabinetes en lugar de paredes. Estos armarios se pueden utilizar para el almacenamiento de diferentes cosas como utensilios, aparatos de cocina, botellas de diferentes líquidos y otras cosas como cubos de hielo y otros refrigerantes. También hay muchos trabajos que se han diseñado en un moderno estilo haciendo uso de las últimas tecnologías y materiales.

Las cocinas están equipadas con todos los servicios necesarios para preparar las comidas y en algunos casos incluso pormhub los productos lácteos pueden ser almacenados en la cocina. En caso de un diseño en el que hay una cocina separada de la zona de comedor entonces uno puede usar el lavabo de la cocina completa en la cocina. Estos incluyen utensilios, tablas de cortar, cuchillos, espátulas, y muchos más. Algunas de las cocinas han hecho uso del aire libre y se observa que son bastante amplias.

Es una buena idea consultar a un profesional de diseño para llegar a los mejores diseños de la cocina para que pueda atender a las necesidades de la gente rubia19 y dar un ambiente limpio e higiénico. Las reformas se están haciendo de manera que se produce una mejora en la vida de las personas. Por lo tanto, una gran cocina puede hacer una diferencia en la vida de una persona y puede ayudar en la consecución de una vida sana y equilibrada.

Y SI NO..¡A REFORMAR!

domingo, marzo 23rd, 2008

Hay veces en que la situación no cuadra con algunos de los elementos de que disponemos.

Veamos: conocemos a fondo a los clientes, sabemos qué queremos realizar en función de lo que nos piden, y de qué forma expresarlo, etc.

Pero algo pasa con el lugar…: no nos da lo que pedimos…, la distribución más adecuada no puede ser lograda de la mejor manera…, nos faltan puertas, ventanas, muros…O nos sobran.

O tenemos un interminable “chorizo”, que en una primera instancia nos presenta la terrible opción de un pasillo igualmente interminable para comunicar los sectores (pesadilla en la que caeremos sin el conocimiento adecuado o al menos un poco de imaginación)

O un lugar sombríamente oscuro…

Entonces, señoras y señores, no queda otra alternativa que… ¡reformar!

Y aquí sí que se abren infinitas posibilidades para concretar en el espacio elegido la tan ansiada “funcionalidad”, y la correcta distribución de espacios.

Pero ha de partirse de una condición sine qua non: partir obligatoriamente del plano. Nada de hacer pruebas porque “me pareció” que allí quedaba bien hacer esto o aquello. Los platos rotos los puede pagar el bolsillo, o la comodidad de algún integrante de la familia…, o todos.

Es en el plano donde trazamos líneas, dibujamos, imaginamos, vemos hasta dónde es prudente continuar un muro, dónde conviene poner una abertura, dónde no es necesario ni lo uno ni lo otro, de qué forma se interconectarán los diferentes espacios,

hasta dónde hacer llegar un pasillo, y cuál es la mejor forma de interrumpirlo, dónde la incidencia de la luz hará que en lugar de iluminarse un habitación se iluminen dos, por ejemplo.

Y no estamos arriesgando nada más que un poco de tiempo. Una bicoca.

En próximos artículos estaré dando ejemplos de cómo una buena resolución en un plano puede solucionarnos un entuerto.

De la mano del plano van, lógicamente, los planos de alzados, alzados, o vistas, cuya función fundamental consiste en mostrarnos desde un punto similar a cómo lo veríamos nosotros, el lugar modificado con paredes, aberturas, detalles, etc. (esta es la definición más elemental que puedo dar)

Aquí podemos relacionar directamente alturas, y hacer jugar el elemento humano en sus diferentes actividades, visualizadas como posiciones. Veremos entonces hasta qué altura hacer llegar un murete para que no se vea lo que no quiero mostrar, a qué altura poner cierto artefacto de iluminación para que no nos deslumbre; cómo se ve cierto elemento a construir en relación con los ya existentes.

Y una vez resuelto todo esto, entonces sí: a comenzar la reforma: a llamar a los obreros, a romper, cortar, comprar los ladrillos o placas de yeso estrictamente necesarios, bajar techos, subir pisos, cambiar elementos de lugar, y todo lo que se nos ocurrió, con la tranquilidad de que estará bien hecho. Porque fue bien planificado.

LA ODISEA DEL ESPACIO…

jueves, marzo 6th, 2008

Monica SilvanaSé bien que el título del presente artículo remite a la famosa película de Stanley Kubrick; y, en realidad, sí tiene que ver, aunque más bien por oposición que por similitud…En el film, si algo sobraba, era espacio; y en el tema que trataré hoy, corrientemente; espacio es lo que falta. Y conseguirlo es lo que constituye una verdadera odisea.

No hay que desesperarse demasiado: el procedimiento general para estos casos es siempre el mismo: tomar el plano y ver, de acuerdo a las funciones destinadas a cada videos porno gratis habitación, qué es lo más adecuado para satisfacer las necesidades de sus ocupantes (recordando las premisas mencionadas en el artículo anterior).

Desde luego que no es tan sencillo: a veces el espacio no da, y la lucha por 10 o 15 centímetros faltantes puede transformarse en un dolor de cabeza…que disminuye con la experiencia (sólo un poco) Además, hay que verificar previamente (¡fundamental!), que no existan cruces entre las funciones a realizar (¡imaginen tener que atravesar un dormitorio para ir desde la sala de estar al baño!), ni vistas resultantes incómodas.

Y que cada cosa esté en su justo lugar, que cada mueble pueda ser aprovechado en todas sus prestaciones de la mejor manera, que la luz natural incida donde la necesitamos en el momento del día en que la necesitamos, que dispongamos de comodidad para realizar nuestras actividades con o sin privacidad, a voluntad, en el momento en que lo deseemos; y un sinnúmero de etcéteras… Y sobre todo, echar mano de lo que fakings se ha observado, y tratar de ver qué rincón olvidado puede servir inesperadamente y con ciertas modificaciones, para guardar vaya a saber qué elementos, y así ahorrarnos el agobio de un mueble más, por ejemplo (¡en ocasiones, de esta norma no se salvan ni los techos!).

Y desde luego: jamás olvidar las premisas (guardar los elementos de limpieza en el cuarto de los niños es impropio y hasta peligroso –esta exageración ejemplifica bastante-) Hay en casos excepcionales en que la construcción parte de cero, en la que se puede planificar cuánto espacio hentai se desea para desenvolverse con comodidad, e inclusive, concebir futuros agregados, relacionados con cambios proyectados de funciones o aumento de ocupantes en las habitaciones; tarea propia de los arquitectos en general. Felices de ellos…

Y hay casos también, aunque son los más raros, en que se da lo de la película: sobra el espacio; y ver qué se hace con ellos es un auténtico lío. Y…: ¡vuelta a la odisea!

Premisas

sábado, marzo 1st, 2008

Mónica¿Cuál es el punto de partida de un buen diseño? ¿Desde dónde se comienza el trabajo necesario para llevar a término una correcta obra; antes incluso de seleccionar materiales, colores, texturas, funciones, etc.?Si se sigue un orden lógico y estructuradamente serio, se comenzará por las personas que van a habitar ese espacio.
 Se debe comenzar a conocer sus historias, características, preferencias; el nivel de relacionamiento que existe entre ellos (si son varios), qué cosa es lo que nos están solicitando, y qué es lo que necesitan (dos ideas que pueden no coincidir), y todos aquellos datos que posibiliten un conocimiento hondo de la situación a resolver.
¿Y luego? Luego viene una larga búsqueda que, aunque acotada en los tiempos reales, debe ser larga y profunda dentro de la mente del diseñador, dentro de los compartimentos de sus conocimientos (de los académicos y los intuitivos), y experiencias…
Debe tomar los problemas presentados y hallarles una solución, traducida en una o varias palabras.
Estas palabras son las “premisas”: básicamente, atributos que necesita ese espacio para resolver los problemas planteados.
Así surgen los calificativos de “cálido”, “acogedor”, “funcional”, “de vanguardia”, o “tradicional”, que casi todos desean para sus viviendas; y cientos de epítetos adicionales, compatibles o contradictorios, y aplicables según el caso.
A esta se le agrega una segunda búsqueda: aquella de la conexión; la traducción, de esas premisas, al mundo de lo físico. Y aquí entran en juego elementos de Sicología, acerca de cómo percibimos los humanos el mundo: qué formas, sensaciones táctiles, figuras y colores nos recuerdan el seno materno, y luego quedan grabadas en nuestro subconsciente como ideas de lo cálido y placentero, por citar un ejemplo.
Asociado a esto está la referencia a los símbolos ancestralmente presentes en el inconsciente colectivo (de nuestra cultura, en este caso); vaya como muestra el significado que le atribuimos a los colores.
De aquí que el Diseñador deba tener una buena formación intelectual (agregándose a los antes mencionados otra serie de conocimientos en lo que a Humanidades y Ciencias se refiere), para que su trabajo tenga una sólida base, y su propuesta no se desbarate ante una pregunta inesperada por parte del cliente (hay veces en que una personalidad convincente no alcanza)

He visto por ahí la idea del “concepto”, más que nada desde la Arquitectura, asociada por mí a esta idea de “premisa”. Pero he entendido que el “concepto” es en sí mismo un ideal sublime, misterioso y casi mágico, que, como si fuese un rayo, se descarga figuradamente a la Tierra a través de las manos y el cerebro del Arquitecto.
En lo personal elijo la más prosaica y razonada idea de “premisa”, porque me parece que el ser humano se termina despegando de tanta sublimidad para poner sus pies en el suelo, donde habita, en la búsqueda de lo más concreto y real para resolver ciertos aspectos de su vida.
Por eso es que las premisas sirven a los hombres, quienes son, al fin y al cabo, los destinatarios de la labor íntegra.

De presentaciones, diseño, desencuentros y algunos etc.

sábado, febrero 23rd, 2008

Mónica         Antes que nada, presentarme: mi nombre es Mónica S. Arbelo, y soy Diseñadora de Interiores y Equipamiento, y Escenógrafa Comercial (Escaparatista). 

A partir de la invitación a unirme a este blog, me surgió la inquietud de ver desde qué punto enfocarme para hacer mi aporte, y cuál debería ser éste. 

Desde luego, no desde el de los técnicos que aparecen ya, sino en el del ramo que me compete: el Diseño.Y creo que es necesario y útil, para evitar ciertas desinteligencias que se producen en ocasiones.Veamos: por definición, el Diseñador de Interiores es aquel técnico capacitado para (en virtud de sus conocimientos de Arte, Diseño de Espacios, Técnicas de Expresión Gráfica, Luminotecnia, Ergonomía, Tecnología de los Materiales, rudimentos de Instalaciones Sanitarias y Eléctricas, Comunicación, Marketing, Semiótica, Psicología, etc.), entender e interpretar las necesidades y requerimientos de cada cliente (léase: en forma personalizada), creando espacios habitables, o modificando los ya existentes (esta definición me pertenece, y más o menos concuerda con la de cualquier Diseñador, según cómo haya sido su formación técnica, e inquietudes académicas previas y/o posteriores). 

Por lo tanto, será la persona capaz de, partiendo del conocimiento previo del cliente (sus preferencias y rechazos, historia, particularidades, entorno familiar), y del lugar a modificar (medidas, características, historia, patologías, relación con el entorno), y luego de un profundo análisis, llegar a una síntesis estética y funcional satisfactoria de las expectativas, en una forma ordenada y coherente, y con economía de recursos según el caso. 

Desde esta definición, se desprende que el Diseñador, al momento de materializar su proyecto (y en ocasiones, antes aún) no realice su actividad solo. Son esperables las consultas e interacciones entre Diseñadores, Arquitectos, Ingenieros, Constructores, Sanitarios, Electricistas, Carpinteros, y una larga cantidad de etcs. Dejo para cada uno el deseo de una autorreflexión y autodefinición, que clarifiquen el cometido de cada cual. 

Y menciono esto porque, al momento de trabajar en conjunto, hay ocasiones (contadas, por cierto), en las que surgen ciertas confusiones acerca del alcance de la tarea de cada cual, y, aunque se quisiera, no es posible decir, como Goya: “¡Zapatero, a tus zapatos!”, por haber ciertas áreas donde los límites son bastante imprecisos. 

Y así pasa que, el vidriero no entiende cómo al diseñador se le ocurre cierta forma, qué según su experiencia, es imposible, sin embargo, al realizarla se demuestra que es perfectamente factible. O existen diferencias con el sanitario, porque en un caso particular, lo que para el segundo es una economía de recursos, para el primero es un problema de ubicación y mal aprovechamiento del espacio, por ejemplo. Y se crean los preconceptos de que el otro no sabe lo que está haciendo, o pretende entrometerse en lo que es materia sagrada de uno mismo. 

Y de esta forma se van sucediendo situaciones que van desde lo enojoso hasta lo risible, como el caso del albañil que reivindica que, por su práctica, sabe más que el arquitecto, lo cual es verdad a medias, ya que, si bien el primero cuenta con una respetable experiencia de campo, es el segundo quien le indica proporciones, materiales, etc., previamente estudiados.¿Cómo resolver el dilema? Simplemente teniendo en cuenta el papel de cada cual, y viendo cómo es la interacción entre todos, para lograr que la tarea de creación sea una labor rica en aprendizaje para todas las partes, y redunde en beneficio del cliente (y por consiguiente, en beneficio de todos los intervinientes)  

Así es que, espero, con esta serie de artículos, que presentarán también algunos casos prácticos, definir específicamente la actividad del diseñador para mostrar cómo se  inserta en el proceso constructivo. Sea este mi aporte.