Alcantarilla en el portal.

Las alcantarillas no son precisamente algo muy estético, cumplen su fucnión de recoger las aguas de la lluvia o fecales.

Si se colocan en la calle, patio, etc, no pasa nada porque está asumido que tienen que estar ahí.

Alcantarillas.

Pero cuando necesariamente están dentro de un portal, procuramos que queden disimuladas y escondidas. Ahí que tener en cuenta que deben estar accesibles por si en un momento dado hay que abrirlas para inspeccionar o solucionar una posible obstrucción. El problema viene cuando después de tanto ocultarlas hay que levantar la tapa.

Se preparan estructuras metalicas para colocar baldosa y con una tapa, tapar otra tapa. Las estructuras tienen agujeros para colocar tornillos y levantarlas, pero con el peso de la estructura y la baldosa incorporada, no dan más que problemas.

Queremos disimular y tapar, pero no buscamos la practicidad.

Hay que tener en cuenta que lo más importante de la alcantarilla, cuando está en una zona común, cerrada y de paso, es que tiene estar bien sellada para no dejar escapar malos olores  provenientes del saneamiento. A partir de ahí, todo tiene que ser más sencillo de utilizar y de acceder.

No queramos esconder tanto algo que es necesario y útil.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.